Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los 'hooligans' más temidos de Inglaterra

Marca Marca 26/02/2016 Enrique Ortego
Los Bushwackers se enfrenta a la Policía el pasado sábado. © Marca Los Bushwackers se enfrenta a la Policía el pasado sábado.

Son el último reducto del hooliganismo en el Reino Unido y se alardean de ello con orgullo y provocación. Lo llevan en la sangre desde su fundación en 1885 en el East-End uno de los barrios más conflictivos de la capital conocido entonces como la Isla de los perros. Ya lo dice su propio himno: "No gustamos a nadie, pero no nos importa". Los aficionados más radicales del Millwall club del sureste de Londres que milita en la League One, el equivalente de la Segunda B, han vuelto a hacer de las suyas. El pasado fin de semana, durante su partido contra el Peterborough (3-0) expulsaron a patadas y puñetazos a la Policía de su estadio, el siempre temido The Den.

Los incidentes no hubieran tenido tanta trascendencia si los culpables no hubieran sido, presumiblemente, su grupo más violento, los Bushwackers, que arrasan a su paso desde hace muchas décadas. Su tarjeta de visita está plagada de batallas campales en los años 70 y 80 del siglo pasado.

Los últimos incidentes son más recientes. En octubre 2004, en la FA Cup, increparon a aficionados del Liverpool recordándoles la tragedia de Hillsborough. Les han negado la entrada a algunos estadios como en 2009 en Hull. En abril de 2013, en la semifinal de la FA Cup contra el Wigan, 14 hooligans fueron arrestados.

Se sienten orgullosos de que su estadio haya sido cerrado en cinco ocasiones y hasta los sesenta sus partidos en The Den no comenzaban a las 15.00 horas, como en resto de Inglaterra, sino a las 15.15 para que pudieran llegar los trabajadores del puerto, núcleo duro de su afición entonces. "El Millwall siempre ha sido fuerte en la Superliga de la violencia, pero menos en la Liga de fútbol".

Su momento de gloria lo vivió en la 87-88. Ascendió a Primera. John Docherty era el entrenador y su tándem de ataque, Cascarino y Sheringham marcaron 15 goles cada uno. Sólo duró un año en la élite. Su otro gran éxito fue disputar la final de la FA Cup 2004 contra el Manchester United. Cristiano y Van Nistelrooy (2) les amargaron la fiesta.

MÁS EN MSN

-Xabi Alonso, denunciado por fraude fiscal

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon