Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los jugadores del Madrid le ganan la batalla al doctor Olmo

El Economista El Economista 12/02/2016

Bale, atendido por el médico del equipo. © EFE Bale, atendido por el médico del equipo. En el cualquier casino, la banca, dice el tópico, siempre gana. En el Real Madrid sucede con su plantilla. Los jugadores siempre vencen. Ya sucedió con Rafa Benítez y ahora está a punto de ocurrir con Jesús Olmo, el jefe de los servicios médicos de la entidad merengue, foco de conflicto prolongado en los últimos años entre la directiva y el vestuario. La última lesión de Gareth Bale, recaída de otra que se produjo hace tres semanas, ha provocado un enorme enfado en Zinedine Zidane. Este malestar y las redobladas presiones procedentes de las estrellas blancas están haciendo que el palco medite, esta vez sí, echar a Olmo.

Lo cuenta el diario Marca. El desgaste constante al que está siendo sometido la entidad por este divorcio podría estar cerca de su fin con una salida que podría ser balsámica e incluso básica en las aspiraciones merengues en lo que queda de temporada.

Y es que buena parte de los líos que han rodeado al Real Madrid desde la consecución de la Décima han estado vinculados a este asunto. Olmo fue el responsable de que el club prescindiera de Pedro Chueca, el fisio de confianza de los futbolistas, o de algunas de las filtraciones que, según jugadores notables de la plantilla, salían del cambiador rumbo a la directiva.

Por eso el grueso de la plantilla pidió que Olmo no tuviera acceso al vestuario a principio de temporada. Benítez apoyó al galeno en algunos de esos roces y eso no hizo más que sentenciar a uno y a otro frente a los futbolistas.

En este último caso, en el caso de Bale, la plantilla entiende que Olmo ha dado luz verde a métodos demasiado agresivos para su recuperación.

Entre ellos, destaca el uso de 'la playa de Valdebebas', unos campos de arena situados cerca de los campos 1 y 2 de la ciudad deportiva en la que se realizan ejercicios de potencia, habitualmente en la fase final de una recuperación. Bale, sin embargo, usó esta 'playa' apenas empezada su puesta a punto. Eso, insisten desde la plantilla, lo abocó a la recaída, como finalmente ha sucedido.

Ahora Zidane ha pedido que el galés sea baja indefinidamente, es decir, que se use el tiempo que sea necesario para que vuelva, pero que lo haga a tope, se pierda los partidos que se pierda. Es una forma de señalar a Olmo por haber tratado de acortar estos plazos.

Cuenta Marca que Zidane está más que molesto con este último episodio porque afirma que Bale, en condiciones normales, debería entrar en la lista para jugar mañana ante el Athletic Club. No será así.

Una baja más que unirse a las otras muchas que arrastra el Real Madrid, especialmente en defensa. A saber, Marcelo (luxación de hombro), Danilo (molestias de tobillo) y Pepe (fascitis plantar). Carvajal también arrastra fatiga muscular, pero todo apunta a que jugará contra los rojiblancos.

MÁS EN MSN

-La recaída de Bale desata una tormenta en el Real Madrid

-¿Por qué el Madrid se niega a ceder el Santiago Bernabéu?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon