Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los pies de Claudio Bravo, los pies del Barça

SPORTYOU SPORTYOU 18/02/2016 Marc Fuster
Los pies de Claudio Bravo, los pies del Barça © Getty Images Los pies de Claudio Bravo, los pies del Barça

El fútbol moderno ya no solo exige a los porteros atajar bien el balón, dejar la meta a cero o salvar a su equipo cuando el rival ahoga. Ahora también deben saber jugar con los pies, ser capaces de dar un pase a 30 metros que rompa la presión del rival y permita a su equipo iniciar el ataque. Por ello, en el fútbol base de cualquier equipo, los porteros también entrenan como jugadores de campo para aprender a tocar el balón casi como un mediocentro más.

Eso no está al alcance de todos. En el Barça, los pies de Claudio Bravo permiten al equipo una salida limpia del balón. Principalmente, el internacional chileno ayuda a Piqué, Mascherano y Sergio Busquets a encontrar una alternativa de pase. Es el líbero del equipo. Para un equipo como el Barça en que juego equivale a toque, un portero de estas características permite al resto de jugadores estar continuamente en contacto con el balón. Cuando éste acaba en los pies del guardameta, difícilmente se detiene y el ataque se inicia de nuevo rápidamente. Un ataque veloz, alegre que se culmina en el área rival pero comienza a gestarse en la propia.

Este miércoles, en el encuentro aplazado de Liga ante el Sporting (1-3), Bravo exhibió su buen juego con los pies: repartió 21 pases con más de un 95% de precisión, y transmitió su seguridad habitual con varias intervenciones de mérito. Con él bajo palos, el Barça solo ha recibido 11 goles en 24 jornadas.

El día de su presentación, en el verano de 2014, Bravo confesó que de niño empezó jugando como delantero, aunque siempre disfrutó más en la portería. Andoni Zubizarreta, entonces director deportivo del Barça, se decantó por su fichaje por delante de nombres como David De Gea por su juego con los pies. Además, Bravo cuenta en su haber con un gol de falta. En su etapa en la Real Sociedad, emuló al mítico portero paraguayo José Luis Chilavert, algo que él mismo definió como una "locura". Locura al alcance de pocos que habla muy bien de su calidad con los pies.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon