Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los trapos sucios de Salman al-Khalifa

Marca Marca 25/02/2016
Salman bin Ibrahim al-Khalifa. © Reuters Salman bin Ibrahim al-Khalifa.

El jeque de Bahréin Salman bin Ibrahim al-Khalifa es uno de los candidatos a presidente de la FIFA. Se sitúa, incluso, entre los favoritos a sustituir a Blatter al frente del organismo futbolístico. Univisión Investiga ha destapado su oscuro pasado, repleto de polémicas y posibles delitos de corrupción y contra los Derechos Humanos durante la Primavera Árabe de 2011.

Según infoma Univisión, Al-Khalifa está acusado por organizaciones de derechos humanos de identificar y torturar a más de 150 deportistas en febrero de 2011, cuando protestaban pacíficamente en las calles de Bahréin. El jeque Nasser creó un cómite para reprimir las protestas y nombró a Al-Khalifa como presidente, según las organizaciones, que prueban testimonios de deportistas arrestados y torturados.

Salman se defendió de las acusaciones apelando que se "estaban confundiendo de persona" y que era víctima de "juegos sucios", según declaró a la agencia AP: "Todo lo que puedo decir es que dieron con el tipo equivocado y el nombre errado o lamento decir que están creando mentiras sucias que quieren usar para su propósito".

Corrupción y amistades peligrosas

Las polémicas del candidato a presidente de la FIFA no se acaban ahí. También incluyen acciones de presunta corrupción. Esta semana, el diputado británico MP Collins denunció en la Cámara de los Comunes que al-Khalifa había utilizado dinero de proyectos de la FIFA para financiar su campaña a presidente de la BFA. El jeque se defendió argumentando que es imposible desviar fondos de proyectos deportivos porque llegan directamente a los contratistas.

Su actual campaña a la presidencia de la FIFA también presenta sospechas. Según medios especializados, la campaña está manejada por Joseph Hargitay, ex consultor de Blatter. Hargitay estuvo inmerso en varios juicios por tráfico de drogas, aunque finalmente fue declarado absuelto. Al-Khalifa cuenta con los votos de la BFA, gana apoyos entre los miembros de la CONCACAF y tiene el respaldo absoluto de la confederación africana.

Sin embargo, las voces en contra de la candidatura de Salman Al-Khalifa son cada vez más. Husain Abdulla, director ejecutivo de Americans for Democracy & Human Rights in Bahrain (ADHRB), pidió a la FIFA eliminar la candidatura del jeque y abrir una investigación en su contra, pero no se atendió su propuesta.

"Alguien que no pueda proteger sus propios jugadores, alguien que afronta tantos cuestionamientos éticos, no puede ocupar un cargo tan importante de la organización que maneja un deporte que le encanta a millones de personas'', afirmó Abdulla.

Míchel Salgado, en declaraciones a Univisión, expresó su malestar: "Fíjate la barbaridad de lo que estamos hablando, yo creo que una persona que está metida, envuelta en algo así, desde luego yo creo que ya no podía ni estar, ni tener la opción de ser candidato para FIFA''

MÁS EN MSN

-La anécdota que explica la fama de tacaño de Casillas

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon