Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Luis Enrique empieza bien

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 12/05/2014 Fernando Polo

La Liga se jugaba ayer en el Calderón y en el Martínez Valero, pero también en Balaídos. Si el Atlético ganaba su partido, el Real Madrid se quedaba sin Liga y, por tanto, sin opciones de triplete. Pero no ganó. Tampoco lo hizo el Barça.

Un escenario ideal para los blancos si no se hubiese cruzado en su camino el Celta de Luis Enrique, el próximo entrenador del FC Barcelona. Lucho y su equipo -junto al pasotismo de Ancelotti- son los responsables de que el Madrid se quede una vez más sin el triplete Copa-Liga-Champions.

En Balaídos, 'Carletto' hizo una alineación con muchos suplentes dejando claro que los dos tropiezos seguidos ante Valencia (2-2) y Valladolid (1-1) le hacían albergar pocas esperanzas en la Liga. Pero la clasificación decía lo contrario. Es decir, que el Madrid metió una 'cantada' espectacular.

Porque de haber ganado ayer en Balaídos, con los empates de sus dos competidores, se habría puesto segundo con 87 puntos, uno más que el Barça (86) y dos menos que el Atleti (89). Vamos, que tendría opciones de título. Y es que ganando al Espanyol le habría servido para ser campeón un triunfo del Barça ante el Atlético.

Ello habría provocado un enorme dilema en el entorno azulgrana. ¿Ganar al Atleti y dejar la Liga en bandeja al Real o salir a no disputar el partido ante todo el mundo para que la ganase el Atlético? Pero Lucho y su Celta aprovecharon las facilidades de Ancelotti y Ramos y mataron el debate. Favor enorme para los culés.

El equipo de Luis compitió como es 'marca de la casa'. Al máximo, sin guardarse nada. Lucho se tomó el partido de una forma muy especial. Era el primero tras su 'cumbre' con Zubi. Venciendo al Madrid le daba una gran alegría a la afición celtiña en su despedida de Balaídos y, de paso, le echaba un cable al Barça... y fastidiaba al Madrid. Es lo que hay.

Ahora afrontará su última semana en Vigo con profesionalidad y sin perder de vista el Barça-Atleti delsábado. Podrá analizarlo tranquilamente y acabar de decidir sobre altas y bajas, aunque lo tiene bastante claro. Ver todos los partidos de los azulgrana le hace tener una radiografía bastante completa del estado del equipo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon