Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Luis Enrique: Entre Pep y Simeone

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 20/05/2014 Ferran Martínez
© Image MundoDeportivo.com

Luis Enrique, nuevo entrenador del FC Barcelona, apuesta por el fútbol ofensivo, porque como futbolista siempre jugó al ataque. Y en ese estilo se queda con el que mamó en Can Barça, el de tener el balón y que corran los otros detrás de él. Un estilo que compartió con Guardiola, su compañero y capitán cuando llegó a Barcelona. Y también como técnico del filial blaugrana, porque Pep mandaba en el primer equipo y establecía la filosofía en la línea sucesoria.

Pero a pesar de ser de la misma escuela que Guardiola –ambos meticulosos- Luis Enrique es un entrenador con personalidad y evolucionó el estilo a su manera. O lo adaptó a sus futbolistas y a las necesidades del equipo donde fue. Costara lo que costara. Entiende la figura de entrenador como la de líder y quiere contagiar desde el banquillo el carácter ganador que demostraba en el césped. Por lo tanto, es menos purista que Guardiola, pero lo que le falta de Pep, lo tiene de Simeone.

En este sentido, Luis Enrique entiende que actualmente nadie gana con sólo talento. No te regalan nada, por mucho que hayas hecho, vengas de donde vengas. Eso instauró en el Barça B, en la Roma y en el Celta. Llámate Thiago, Totti, Lamela, Bojan o Rafinha. Todos iguales.

Así, ningún inicio fue fácil, pero fiel a su idea se ganó a los suyos, otra de sus premisas. Aquí en Barcelona, en Vigo y también en Roma. Incluso 'Il capitano' Francesco Totti, a quién no dudó en sentar en el banquillo cuando fue necesario, le acabó pidiendo que se quedara y no quiso perderse la rueda de prensa de despedida del técnico asturiano, de quien guarda gran consideración.

Compromiso y físico

'Lucho' no pide implicación, exige compromiso. Aquí vuelve a coincidir con el 'Cholo'. El matiz es indispensable para él, como también lo es la preparación física. Para qué? Para morder, para trabajar des del minuto 1 al 90. Porque puede correr un mal día, pero no hay malos días para correr. Exige trabajo a todos. Del primero al último. La defensa, como el ataque, va del delantero centro al portero. Atacan y defienden todos. El sacrificio, la entrega, el compañerismo incondicional. Ese punto 'cholista' que también tenía Luis Enrique sobre el terreno de juego.

La combinación entre Pep y Simeone es de entrada atractiva. Pero antes, el asturiano deberá empezar a instaurar su metodología a base de decisiones. Determinaciones trascendentales que marcarán el futuro de Luis Enrique en el banquillo azulgrana y, por consecuente, del mismo Barça.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon