Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Luis Enrique hace los cambios mucho antes que Tata Martino

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 05/06/2014 Sergi Solé

Mucha es la expectación que levanta Luis Enrique con las nuevas aportaciones que hará en un Barça que necesita recuperar su mejor versión para volver a ser competitivo en el tramo final de la temporada. A la espera de más fichajes, nadie duda de que el nivel de intensidad en los entrenamientos y los partidos será una constante.

Ya lo avanzó el propio técnico asturiano en su presentación y una entrevista a Barça TV en la que confesó que quiere que "los jugadores acaben cansados después de entrenar". Lucho quiere que los suyos lo den todo y más mientras estén en el terreno de juego y cuando vea que alguien empieza a ir justo de gasolina dará entrada a otro.

Esa política es la que ha impregnado su trabajo en sus cinco campañas como entrenador, tres al frente del Barça B (2008-11), una en la Roma (2011-12) y la recién finalizada en el Celta. En todos ellos se cumplió casi a rajatabla el promedio de los minutos de las sustituciones.

Raras son las veces que ha pasado una hora de juego y Luis Enrique aún no ha movido el banquillo. El primer cambio en su último curso en el filial azulgrana rondaba el 57', en Roma pasó al 60' y en Vigo bajó al 58'. El segundo oscila entre el 65' y el 68, mientras el último no va más allá del 77'.

La diferencia con los últimos técnicos culés es palpable aunque grande respecto a Gerardo Martino. Como refleja el gráfico adjunto, Pep Guardiola sacaba el primer suplente ligeramente después que Lucho y agotaba los reemplazos casi como él. Tito Vilanova retrasaba el primero entre el 62' en Liga y el 68' en Champions y dejaba el tercero para los 10 minutos finales.

Ahora bien, si Luis Enrique mantiene su política en este sentido, los aficionados culés encontrarán una metamorfosis respecto a la era Martino. Como en Newell's, el Tata hacía el primer cambio sobre el 64' (Liga) y el 71' (Champions), justo cuando Luis Enrique ya ha realizado el segundo y se acerca el tercero, que elargentino dejaba para el 85' si recurría a él.

Porque no hizo los tres en siete partidos de Liga ni en cinco de los 10 disputados en Champions, incluidos los dos ante el City y los dos contra el Atlético. Ese inmovilismo, que en muchas ocasiones lastró las opciones del Barça, está llamado a pasar a la historia con el aterrizaje de Lucho.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon