Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Müller, a su afición: "Animadnos, luego nos podéis despedazar"

Logotipo de AS AS 28/04/2014 José Carlos Menzel

A un día del incendio forestal propagado por Karl-Heinz Rummenigge, el Bayern anda más bien a fuego lento. El cuadro de Guardiola empezó el sábado perdiendo contra un flojo Werder Bremen para darle la vuelta al resultado en ocho minutos y acabar ganando, como era previsible, al 14º de la Bundesliga (5-2). Aun así, las sensaciones antes de la vuelta frente al Madrid no son del todo buenas.

Los muniqueses volvieron a encajar dos goles a la contra tras dos fallos garrafales en defensa, algo que inquieta bastante sabiendo que es por ahí por donde los blancos ya le buscaron las cosquillas (y volverán a hacerlo) al vigente campeón de Europa. Además, Guardiola admitió por primera vez estar “decepcionado” con la actuación de los suyos, sobre todo en la primera mitad. “Nuestros aficionados no se lo merecen”, concluyó.

Pero a pesar de que el Bayern da muestras de debilidad, en el club alemán creen en la remontada y sostienen que el primer paso para lograr el pase a la final del 24 de mayo lo debe dar mañana la afición. Ya lo dijo Guardiola en la conferencia de prensa del sábado, pero el más rotundo fue Thomas Müller: “Necesitamos el apoyo total, también de fuera del club, de la Prensa... Todos somos alemanes. Si al final no lo logramos, podéis despedazarnos, pero antes necesitamos el apoyo total”.

Para ello, el Bayern colgó ayer un vídeo en su web pidiéndole a sus aficionados (el lateral Alaba participó en él) que manden mensajes de ánimo al equipo (pueden verlo en AS.com). Estos serán proyectados en el vestuario antes del partido para que todos pisen el césped del Allianz con la moral por las nubes. Además, los jugadores serán recibidos por un mosaico gigante en el fondo sur.

Con Guardiola al frente del equipo, el estilo de juego del Bayern puede que se parezca a la filosofía del Barça, pero la esencia de los muniqueses sigue siendo otra. Al Bayern se le conoce popularmente por ser un equipo que jamás se rinde, que siempre lucha hasta el pitido final y que es peligroso hasta el último instante. Lo ha puesto a prueba en más de una ocasión, especialmente frente al Madrid. Por eso es considerado en la capital española como su Bestia Negra. En estos momentos, todo el Bayern se aferra a ese carácter ganador que le ha llevado a ser quien es. “Corazón y pasión“, pidió su capitán, Lahm.

LLAMAMIENTO. El Bayern pide a su afición que las gradas del Allianz Arena lleven al equipo en volandas. Antes del partido, habrá un mosaico en el fondo sur. © Reuters LLAMAMIENTO. El Bayern pide a su afición que las gradas del Allianz Arena lleven al equipo en volandas. Antes del partido, habrá un mosaico en el fondo sur.

Ribéry. El otro clavo al que se agarra el Bayern es francés y se llama Ribéry, la gran estrella de los bávaros que volvió a resucitar el sábado marcando y firmando una grandísima actuación tras siete partidos consecutivos sin ver puerta. Frente al Werder Bremen se vio que el Bayern es otro equipo cuando funciona el francés.

“Es muy importante para todos que Franck haya marcado“, dijo el delantero Pizarro nada más terminar el partido contra el Werder. “Si tiene un buen día y sale con confianza, firmará un gran partido el martes ante el Madrid”. El internacional galo marcó el sábado un gol, participó en dos y volvió loca a la defensa del Bremen con sus regates y elegancia que el Allianz Arena supo premiar con cánticos de “Ribéry, Ribéry”. Queda claro que el Ribéry del Bernabéu no tendrá nada que ver con el que salga mañana para liderar a su equipo hacia la final del 24 de mayo en Lisboa. Pero ya avisó Guardiola el sábado: “No sólo necesitamos a Franck, sino al banquillo y a toda la afición...”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de As.com

image beaconimage beaconimage beacon