Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mafia y pistolas toman el fútbol

AS AS 05/05/2014 Joaquín Maroto

En Italia llueven tiros y en Brasil, inodoros. El resultado, tres heridos por arma de fuego antes de la final de la Coppa disputada el sábado en Roma entre el Nápoles y el Fiorentina y un muerto en Recife al caerle encima de la cabeza un retrete arrancado previamente por los ultras brasileños tras la conclusión del partido de fútbol de Segunda entre el Santa Cruz y el Paraná.

En Roma fueron heridas de bala tres personas en un enfrentamiento entre un ultra armado y un grupo de seguidores del Nápoles. El pistolero fue detenido ayer por los carabinieri. Se trata de Daniele de Santis, Gastone, de 48 años. El prenda tiene un largo historial delictivo como cabecilla ultra del Roma y ya había sido arrestado en anteriores ocasiones por alteración del orden público. De Santis disparó una pistola del calibre 7,65 con el número de serie borrado tras pelearse con los también peligrosos hinchas del Nápoles, que le rompieron una pierna. Ciro Esposito, de 30 años, fue operado tras recibir un tiro en el pecho. Ya se verá si puede volver a caminar. Los otros dos heridos de bala son Gennaro Fioretti, de 31 años, que fue alcanzado en un brazo, y Alfonso Esposito, de 48, con un tiro que le atravesó una mano.

LOS INCIDENTES. Antes de la final de Copa se produjeron los disparos de Gastone a varios aficionados del Nápoles, quienes intentaron sabotear el partido durante 50 minutos. © AFP LOS INCIDENTES. Antes de la final de Copa se produjeron los disparos de Gastone a varios aficionados del Nápoles, quienes intentaron sabotear el partido durante 50 minutos.

Según los testigos, fue De Santis el que provocó a los hinchas napolitanos cuando pasaron por delante de su puesto de flores. Les arrojó una bengala y gritó “os voy a matar a todos”. Entonces, algunos de los napolitanos se liaron a golpes con él. Gastone sacó entonces la pistola y descerrajó cuatro tiros.

Cuando se supo del grave incidente los ultras del Nápoles, ya dentro del estadio Olímpico, intentaron sabotear la final, que se retrasó durante 50 minutos. La situación solamente se desbloqueó cuando Hamsik se acercó a la curva ultra y negoció con Gennaro de Tomasso, Genni el Carroña, hijo de Ciro de Tommaso, uno de los líderes del clan Misso, uno de los más peligrosos de la camorra napolitana. Para mayor escarnio, el Carroña no llevaba una camiseta de su equipo, el Nápoles, sino otra en la que podía leerse ‘Libertad para Speziale’. El ultra Antonio Speziale cumple condena por el homicidio voluntario del carabinieri Filippo Raciti antes del derbi Catania-Palermo disputado el pasado 2 de febrero de 2007. ‘El nuevo ministro del Interior...’ se podía leer en Twitter bajo la foto del Carroña subido en lo alto de una valla hablando con el capitán del Nápoles.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon