Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Maravilla Martínez se mide a Cotto: “Si pierdo, será la última”

AS AS 06/06/2014 Jesús Mínguez

El Madison Square Garden, el teatro de los sueños del boxeo en Nueva York, hervirá la noche del sábado (Marca.com en PPV) porque el Miguel Cotto-Sergio Maravilla Martínez lleva muchos meses acumulando una enorme carga de tensión que explotará en 12 asaltos. De hecho, en los carteles que adornan Time Square debería figurar primero el nombre del campeón mundial del peso medio del Consejo (CMB), que es el argentino afincado en Madrid, pero el puertorriqueño exigió aparecer por delante, ocupar la esquina roja destinada al defensor del título y salir el último al cuadrilátero.

EN EL EMPIRE STATE. Miguel Cotto y ‘Maravilla’ Martínez posan en el mirador del emblemático rascacielos neoyorquino. © Ed Mullholland / TOP RANK EN EL EMPIRE STATE. Miguel Cotto y ‘Maravilla’ Martínez posan en el mirador del emblemático rascacielos neoyorquino.

“Caprichos de diva”, lo califica Maravilla en conversación con AS después de un acto de promoción en el Empire State Building. “Quería este combate sí o sí. Una gran noche ante un gran rival en un marco incomparable, un broche de ensueño para mi carrera. Cotto, en PPV por la HBO y en el Garden… El dinero cuenta, no voy a ser hipócrita, pero más que es un evento para la historia que cerrará cuatro años de reinado en el peso medio ante un futuro miembro del Salón de la Fama”, explica.

Entre las palabras de Maravilla (51 victorias con 28 KO’s, 2 derrotas y 2 nulos) se cuelan muchas que suenan a despedida, con 39 años y tras varios pasos por el taller. No boxea desde hace más de un año, cuando derrotó a Martin Murray a los puntos en el estadio de Vélez. La rodilla derecha la tenía destrozada, y también un hombro. ¿Será su última batalla? “Si pierdo, seguro. Si gano, ya veremos…”, desliza, porque tiene todavía un contrato de dos veladas más con HBO. “Daré un paso a un lado antes de que el boxeo me obligue a darlo atrás”, cuenta con su lucidez habitual.

Comenzó su preparación en su gimnasio del barrio de Entrevías, en Madrid, y lo continuó en Miami. “Aprendí a luchar contra el dolor. Las derrotas pasan pero hay lesiones que permanecen”. No cambió sus hábitos: entrenar ocho horas al día seis días por semana. Menos carrera y más mountain bike y muchas horas también con su ‘Ángel de la Guardia’, la fisio Raquel Bordons. “La noche de Vélez fue una lástima, las lesiones no me dejaron rendir. Pero estoy más cerca del Maravilla que se vio contra Julio César Chávez Jr.”, advierte. Ese día, lo bordó frente al hijo de la leyenda. La incógnita es si le aguantará el físico. Domina las apuestas, pero pidió permiso a la Comisión de Nueva York para llevar una rodillera el sábado. Un síntoma.

Ambiente. Cotto, además, es un killer. Un superclase de 33 años con 38 victorias (31 antes del límite) y sólo cuatro derrotas: frente a Margarito, Pacquiao, Mayweather y Trout. La superélite. Es su novena pelea en el Garden, del que ha hecho su casa, y el domingo es el desfile del Día Nacional de Puerto Rico por la Quinta Avenida. Pasión boricua para acabar de inflamarlo todo. También ha sido campeón del mundo superligero, welter y superwelter. “No escuchará la campana del noveno”, amenaza Maravilla, que le saca ocho centímetros y tiene más alcance. “Daré la vida y un poco más”, sentencia. Le esperan el Garden, Cotto, ¿la despedida?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon