Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marcelinho da el billete a Milán

Marca Marca 20/04/2014 marca.com

Una brillante actuación de Marcelinho Huertas en el tramo final del partido le dio al Barcelona el billete de la Final a Cuatro de la Euroliga, que resolvió por la vía rápida en Estambul la eliminatoria de cuartos de final ante el Galatasaray (75-78), que se mostró muy combativo en un igualado tercer encuentro.

En un duelo que no se resolvió hasta los últimos compases, el base brasileño anotó dieciséis decisivos puntos, entre el tercer y cuarto periodo, y condenó a un Galatasaray, que plantó cara con la magnífica actuación del puertorriqueño Carlos Arroyo, máximo anotador del partido con 21 puntos.

Alentados por la caldera del Abdi Ipekçi, los turcos, intensos desde el inicio, empezaron como una moto ante un Barça negado en ataque y distraído en defensa.

Agradeció, y mucho, Ataman la participación de Carlos Arroyo que, después de perderse el segundo partido de la serie por un esguince en el tobillo, comandó su equipo a sus anchas castigando al Barça con el bloqueo y continuación, así como con alguna que otra transición rápida.

A ello se sumaba la aportación interior de Erceg que, tras dos malos partidos en Barcelona, se aprovechó de la indolencia defensiva de los hombres interiores azulgranas anotando, en el primer cuarto, nueve puntos.

Si en defensa el Barça se mostraba más blando de lo habitual, en ataque mucho más. Con Navarro lesionado, los de Pascual se mostraron poco acertados desde la línea de tres -un acierto de seis intentos en los primeros diez minutos- y nulos en la pintura con unas cifras de 3 de 13 en lanzamientos de dos. Así las cosas los turcos lograban una máxima ventaja de diez puntos en el minuto nueve (23-13).

Descansó Arroyo en los primeros compases del segundo periodo y el Barça, de la mano de Sada y, sobre todo Pullen -autor de siete puntos- redujo distancias en el marcador.

El pívot serbio Milan Macvan sustentaba su equipo en esta fase del partido con seis puntos, tanto desde la línea, como desde la pintura.

A falta de encontrar opciones interiores, el Barça tiraba de individualidades. Un triple del base estadounidense y dos tiros libres anotados por Oleson dejaban el 34-33 a dos minutos del final.

Desaprovechó el Barça las dudas del Galatasaray que, a doce segundos del
descanso, cogió aire con un triple de Markoishvili (40-35).

Tras la reanudación, el partido se endureció. Pascual imprimió una marcha más en defensa, mientras que los locales siguieron muy intensos, por lo que anotar una canasta costaba sangre, sudor y lágrimas.

Nachbar aguantó a su equipo con cinco puntos consecutivos, mientras que en el Galatasaray solo Erceg y Macvan, desde la línea de personal, y Arroyo eran capaces de anotar.

Ante el nulo acierto exterior de Oleson, apostó Pascual por dar entrada a Abrines y Marcelinho. El escolta mallorquín anotó un triple y el Barça igualaba el partido a 49 (min.27).

Contestaba rápidamente Arroyo con un triple antes de la aparición en mayúsculas de Marcelinho que, tras pasar desapercibido en la primera mitad, se puso el equipo a la espalda con cuatro puntos consecutivos y el Barça se avanzaba por la mínima a diez minutos del final (52-53).

El base brasileño siguió brillando con luz propia en su particular duelo con Arroyo. Anotó ocho puntos consecutivos el azulgrana, mientras que el exbase NBA, a pesar del desgaste acumulado, aguantaba a su equipo que, cinco minutos del final, llegó a perder de siete puntos, tras un triple de Lorbek (67-60).

Con un triple de Arroyo y un contraataque de Markoishvili tras una incomprensible pérdida de Marcelinho, el Galatasaray, gracias en parte a una defensa zona, lograba un parcial de 10-1 en apenas tres minutos.

Con su equipo bloqueado en ataque, el imprevisible base brasileño volvió a aparecer con cuatro canastas consecutivas. El Barça empataba el partido a 72 a menos de un minuto para el final.

A 23 segundos del final, Arroyo erró un lanzamiento que fue a parar a las manos de Dorsey, quien recibió rápidamente la falta personal. En la línea de tiros libres, el pívot estadounidense anotó uno de los tiros libres y en la siguiente posesión taponaba una bandeja del base puertorriqueño.

Volvió el Barça a los tiros libres. Oleson fallo uno de los dos lanzamientos y el Galatasaray tenía diez segundos para anotar. Pidió tiempo muerto Ataman y su equipo no pudo sacar de banda.

Los brazos de Oleson evitaron la posesión turca. El estadounidense acabó de imprimir, desde la línea de tiros libres, el billete para la quinta 'Final Four' en siete años de los catalanes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon