Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marcus Willis, el Will Grigg de Wimbledon que eclipsó a Federer

SPORTYOU SPORTYOU 29/06/2016 sportyou
Marcus Willis, el Will Grigg de Wimbledon que eclipsó a Federer © Getty Images Marcus Willis, el Will Grigg de Wimbledon que eclipsó a Federer

El rival de Roger Federer en segunda ronda de Wimbledon, Marcus Willis, se ha convertido en una de las sensaciones del All England Club. Número 772 del ránking, y monitor de tenis de profesión, no esperaba ni siquiera clasificarse para el mítico torneo. Disputó la ronda previa por probar, porque su novia le pidió que lo hiciera, y casi sin darse cuenta el azar le había emparejado con el mismísimo ex número 1 en la pista central.

Su carácter afable y bromista le ha granjeado el cariño de aficionados y de sus propios compañeros. A sus 25 años vive en casa de su madre, a quien ayuda económicamente con las poco más de 30 libras a la hora que ganaba por impartir clases de tenis, un deporte en el que despuntó como junior. Llegó a estar entre los 15 mejores jugadores del ranking de Futures, y pronto muchos vieron en él un talento que acompañar a la estrella británica Andy Murray. No obstante, poco a poco se fue diluyendo. Su afición por la cerveza y por no cuidarse demasiado (sus amigos le llaman 'Cartman', como el personaje obeso de la serie South Park) le privaron de dar el salto. "Era un perdedor. Tenía sobrepeso, bebía demasiadas pintas de cerveza y no tenía la motivación necesaria", explicó. Eso fue hasta hace muy poco.

Cuando conoció a su hoy novia, Jennifer Bate, todo cambió. Perdió más de 25 kilos y se clasificó último para la primera ronda previa de Wimbledon. Ganó los tres partidos, y pasó a la siguiente. Otras tres victorias, y entró en el cuadro final del torneo. El lunes ganó a Ricardas Berankis, un jugador que está en el top 100, se llevó 60.000 euros por pasar a segunda ronda e hizo enloquecer a los aficionados británicos. Hasta el mismísimo Goran Ivanisevic se le acercó para darle la enhorabuena.

Su historia ya ha sido comparada con la de Will Grigg, cuyo cántico se ha convertido en himno oficioso de la Euro 2016. Sus fans son legión y, zapatilla en mano, le recibieron en la pista central de Wimbledon al grito de 'Willbomb's on fire, Federer is terrified!".

El resultado final fue lo de menos. Roger Federer se impuso, como estaba previsto, por 6-0, 6-3 y 6-4, pero el aplauso de la pista central puesta en pie es un premio más que suficiente para él, para su familia y para su novia. "Ha traído una energía increíble a la pista. Ha sido muy refrescante", dijo Federer tras enfrentarse al que, hasta hace bien poco, sólo era un profesor de tenis.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon