Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mariano, la víctima silenciosa de Zidane

El Economista El Economista 18/10/2016
Mariano fue uno de los jugadores más destacados de la pretemporada. © AP Mariano fue uno de los jugadores más destacados de la pretemporada.

Zinedine Zidane anunció a principios de temporada que contaba con todos y cada uno de sus jugadores. Que éste sería un año para que todos jugaran suficientes minutos, para que nadie se quedara insatisfecho. ¿Cómo? Con rotaciones forzadas (lesiones, sanciones...) o voluntarias (descanso, cambios tácticos...) Hasta ahora el francés ha cumplido más o menos su palabra. Con todos menos con uno de sus futbolistas. Mariano Díaz es, hasta la fecha, la víctima silenciosa de sus rotaciones.

Este delantero nacido en Barcelona pero de doble nacionalidad hispano-dominicana, apenas acapara titulares. Tampoco se los gana él con salidas de tono en sus declaraciones o menciones en redes sociales.

Por eso su ausencia de las alineaciones y convocatorias blancas han pasado desapercibidas, algo que no sucede, por ejemplo, con jugadores de mucho más peso en la plantilla, como puedan ser los casos de Isco, James, Morata o Lucas Vázquez, hombres, a priori, no titulares que, cuando no juegan, dejan tras de sí un torrente de noticias, reflexiones y comentarios sobre lo justo (o injusto) de su rol en la plantilla merengue.

Con Mariano no ocurre igual. Quizá porque él mismo se lo buscó. El pasado verano el jugador tuvo la oportunidad de dejar el Real Madrid. El club le abrió las puertas de par en par pese a su gran pretemporada porque, decían en el Bernabéu, Zidane apenas le daría oportunidades. Si quería tener minutos para crecer, debería buscarse las habichuelas allende la Castellana. Incluso Zizou se lo dijo: "Aquí tendrás difícil jugar". Pero él, Mariano, insistió. Quería probar fortuna.

Tampoco ayudaba para su marcha las especiales condiciones que le puso el club. El Bernabéu quería incluir en un potencial préstamo una cláusula de repesca para el mes de enero, algo que escuadras potentes que llamaron a su puerta (Sporting de Portugal, Villarreal, Sevilla) no aceptaban. Otras como Leganés o Alavés también se interesaron en él, pero el escaso pedigrí de estas escuadras le hicieron renegar de una salida en falso.

En el club torcieron el gesto ante su insistencia de continuar, pero Zidane le dio el visto bueno, siempre y cuando le garantizara que no daría problemas en caso de confirmar su advertencia, en caso de que no jugara. Mariano ha cumplido. Desde que ha comenzado el campeonato sólo ha disputado 13 minutos frente al Celta de Vigo, en la 2ª jornada del campeonato. Más allá de estos 780 segundos, Mariano ha ido convocado a cuatro partidos más (Real Sociedad, Osasuna, Eibar y Betis) sin suerte alguna, sin opción de jugar.

Con el mercado invernal a la vuelta de la esquina, no se descarta que Mariano deje la capital en enero, eso sí, con el problema añadido de que, de confirmarse la sanción FIFA, una cesión a otro equipo le impediría retornar hasta enero de 2018.

La pelota está, por lo tanto, ya no sólo en su tejado, sino también en el del Real Madrid (debe decidir si arriesgar) y el del club que lo acoja (el Madrid seguramente querrá incluir la opción de repescarlo en ese periodo invernal dentro de un año y dos meses). Entre tanto, la lógica dice que deberá seguir sufriendo a la sombra. Deberá seguir siendo la víctima silenciosa de sus rotaciones.

MÁS EN MSN

-Las obsesiones de Guardiola

PROMOCIONADO Consigue tu pack Xbox One S con FIFA 17

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon