Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Marlos Moreno: presente y futuro de Colombia

SPORTYOU SPORTYOU 29/03/2016 Harry Gaitán
Marlos Moreno: presente y futuro de Colombia © Getty Images Marlos Moreno: presente y futuro de Colombia

Su nombre debía ser Marlon Moreno Durán. Marlon, en homenaje a Marlon Brando. Pero un error de tipeo a la hora del registro lo dejó como Marlos. A pesar de los intentos por enmendar la equivocación y volver al de la idea original, no se pudo conseguir por vericuetos notariales.

En este momento ya no importa. Su nombre es sinónimo de gol en Nacional, miedo en las defensas colombianas que enfrenta y respeto en el continente por sus actuaciones en Copa Libertadores. En Europa ya quieren tener a la nueva perla cafetera. Porto y PSG parecen ser los más interesados en contar con la habilidad del jugador.

Su historia no dista de la de un futbolista tipo. Nació en el seno de una familia humilde, en el barrio Manrique Occidental, en Medellín. Es el menor de siete hermanos, a los que gambeteaba cada vez que jugaban fútbol. Era tanto el talento que sus familiares coreaban su nombre cada vez que con un enganche los hacía ver mal. Por eso las lágrimas son recurrentes en los ojos de Marlos cada vez que salta a la cancha del Atanasio Girardot, y escucha su nombre en un solo canto desde las tribunas. Ese sentimiento de amor que le expresa la hinchada, le evoca aquellas épocas cuando jugaba en la casa con sus hermanos.

Destilaba tanto talento, que a los 10 años abandonó el hogar. Eladio Tamayo, ex futbolista, lo vio jugar un día cualquiera y convenció a María Durán, madre de Marlos, que lo dejara ir con él para guiarlo en torno a personalidad, porque el talento era innato. Así comenzó una carrera vertiginosa, llena de éxitos en apenas 19 años de vida.

Tamayo es formador base de la escuela de Leonel Álvarez y se convirtió en la luz del faro que Moreno siguió desde que se fue con él. A su lado creció no solo como jugador, sino como persona. Pero llega un momento en que es difícil retener tanto talento y Nacional puso el ojo sobre el delgado y habilidoso delantero, que a los 16 años pasó a formar parte del verde paisa.

Debutó a los 17 en la Copa Colombia frente al Pereira, pero el vuelo lo tomó desde el año pasado. En 2015 consiguió el primer tanto como profesional,  en el juego debut bajo la batuta de Reinaldo Rueda. La primera víctima fue el Deportivo Cali, el 10 de septiembre. Desde ese momento su nombre no ha dejado de sonar y en su haber ya acumula una liga colombiana y una supercopa. La figura de Marlos se hizo grande en Copa libertadores, con 4 partidos disputados ya consiguió 3 anotaciones: Huracán, Sporting Cristal y Peñarol lo sufrieron.

Cuando se lo califica como figura, él responde: "Esto comienza desde el entrenamiento. Todos los compañeros hacen en la cancha lo que se trabaja, así que la figura no soy yo, es todo el equipo". Otro aspecto en los que sus compañeros lo alaban: la sencillez y la madurez mental que demuestra.

Hoy es comparado con Faustino 'el tino' Asprilla, por su picardía, velocidad y hasta el desparpajo para caminar. A él lo sonroja, pero tiene algo muy claro: "quiero ser ídolo de Nacional y mejor que Asprilla"

MARLOS MORENO Y LA SELECCIÓN COLOMBIA

Marlos es un caso atípico. Fue convocado una vez a la Selección sub 17 con la que consiguió un gol, de chalaca frente a Argentina, nunca más fue tenido en cuenta en selecciones nacionales menores. La base de la selección Colombia de mayores, en un 90 por ciento, es parte del proceso de equipo menores.

Debido a su presente se ganó un llamado al microciclo de José Pékerman. Allí deslumbró. Su velocidad, la capacidad individual y colectiva le valieron para ser convocado para la doble fecha eliminatoria. Debutó frente a Bolivia en La Paz y terminó siendo determinante. Jugó 10 minutos, como extremo por izquierda, y con su rapidez marcó la diferencia, al punto que de una picardía suya y posterior asistencia, Edwin Cardona le dio la victoria 2-3 a Colombia.

Ahora se viene Ecuador, seguramente no será titular. Por encima de él todavía están Dayro Moreno, Adrián Ramos y hasta el mismo Luis Fernando Muriel. Pero con lo demostrado en Bolivia, Pékerman podría sorprender y usarlo, teniendo en cuenta que una de las flaquezas del líder de la eliminatoria es la lentitud de su zaga.

Marlos Moreno dejó de ser promesa, es presente y figura. De él se espera futuro y, sobretodo, lucidez ante las millonarias ofertas que ya empiezan a hacerle eco en la cabeza.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon