Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Martina Hingis: “De los 16 a los 20 años viví un gran sueño”

AS AS 04/05/2014 Jesús Mínguez
La suiza Martina Hingis asombró por su precocidad cuando gano con 16 años Australia. En total, cinco Grand Slams. Se retiró con 22. Volvió con 26. Ahora, a los 33, entrena a la alemana Sabine Lisicki (16ª del mundo), con quien hoy debuta en dobles en Madrid. Vienen de conseguir el trofeo en el Masters 1.000 de Miami, un título de prestigio, y Martina sigue siendo un imán para las marcas, como Maui Jim, de la que es embajadora. © JAVIER GANDUL La suiza Martina Hingis asombró por su precocidad cuando gano con 16 años Australia. En total, cinco Grand Slams. Se retiró con 22. Volvió con 26. Ahora, a los 33, entrena a la alemana Sabine Lisicki (16ª del mundo), con quien hoy debuta en dobles en Madrid. Vienen de conseguir el trofeo en el Masters 1.000 de Miami, un título de prestigio, y Martina sigue siendo un imán para las marcas, como Maui Jim, de la que es embajadora.

¿Por qué decidió regresar para jugar dobles?

—La idea surgió el año pasado en Madrid. Yo estaba entrenando a Anastasia Pavlyuchenkova y ella ganó el título junto a Safarova. Sentí que aún tenía capacidad, porque en dobles no tienes que correr tanto, no es tan físico. Fue una forma de probarme y disfruto del reto. Jugar al tenis es lo mejor que sé hacer en la vida.

—¿Y le gusta el tenis de hoy? ¿Entre tanta jugadora altísima y tanto músculo casi no cabe el talento en esta época?

—Bueno, ya era físico cuando yo jugaba. Las Williams son de mi generación; también Lindsay Davenport o Mary Pierce eran muy fuertes. Pero sí que da la sensación de que ahora se ha perdido variedad en el juego, que hay sólo una dimensión. Aunque viene una nueva generación con Eugene Bouchard, Garbiñe Muguruza o Belinda Bencic, que creo que van a jugar muy bien y que aportan más variedad al juego. Mi madre (Melanie Molitor) lleva diez años trabajando con Belinda (ganadora de Roland Garros y Wimbledon júnior) y estoy seguro de que será una de las que esté arriba en el futuro.

—Dijo una vez que algunas tenistas actuales son como máquinas…

—Es la dimensión única a la que me refería. Sirven fuerte, son duras desde el fondo, no van demasiado a la red. La tecnología y los cordajes han dado más rapidez al juego, va todo demasiado rápido, sin tiempo para reaccionar.

—¿Qué me dice de las españolas: Carla Suárez, Tita Torró, Garbiñe Muguruza?

—Con Garbiñe practiqué en Barcelona antes de Australia y luego hizo grandes torneos. Sin duda tiene potencial y juego para llegar muy lejos.

—Usted ganó tres de sus cinco Grand Slams antes de los 17 años. ¿Quemó etapas demasiado pronto?

—No, ¿por qué? Yo disfruté mucho. Estuve en lo más alto de los 16 a los 20 años. Viví un sueño y no me arrepiento de nada.

—¿Detecta algún problema ahora en el juego de Nadal?

—¡Ha perdido en dos torneos, no es ningún drama! Su carrera es enorme y larguísima. Es un gran campeón y encontrará pronto la forma de volver a ganar títulos.

—Suiza tiene este año un equipazo en la Davis…

—Es la hora de brillar, sí. Hay muchas opciones. Federer ya no está solo y Wawrinka tiene la enorme confianza que aporta haber ganado un Grand Slam.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon