Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mascherano, clave

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 22/04/2014 Dagoberto Escorcia

Cuenta Josep Maria Bartomeu que los deberes ya están hechos desde hace tiempo. Hay que entender que el presidente está hablando de las medidas deportivas, y que estas han sido debatidas tanto con Andoni Zubizarreta como con Tata Martino, aunque el técnico no supiera explicar bien aquella frase que dijo no hace mucho de que él no estaba participando de la planificación. Hay que entender que Zubi ya tiene una lista de bajas y de altas. Y que hay jugadores ya apalabrados para reforzar la plantilla la próxima temporada. Y estas decisiones sólo las conocen dos o tres directivos.

El Barça tiene que actuar con discreción en este momento. Primero porque el equipo todavía está compitiendo y anunciar bajas a unas pocas jornadas del final de la Liga, con alguna leve opción de conquistar el título, sería una falta de respeto para la plantilla. Y segundo, y principal, sobre el club pesa una sanción de la FIFA que prohíbe al Barça fichar hasta el 2015.

Siempre le he oído decir a los secretarios técnicos o directores deportivos de los clubs de fútbol que no hay nada mejor para hacer un cambio en el vestuario que un técnico nuevo. Facilita la labor. Lo que hizo Pep Guardiola en cuanto tomó el cargo. Este, este y este otro no siguen, y este, este y este otro suben del filial. Hasta el final de la Liga no se sabrá si Martino va a seguir o no, pero lo que es realmente importante es si ha intervenido en el proceso de cambios que necesita el vestuario.

Este Barça cuenta con una base sólida de jugadores por mucho que algunos de ellos se hayan hecho mayores y no hayan estado a la altura en la recta final de la temporada. El proyecto, con o sin Martino, tiene que pasar irremediablemente por Leo Messi. Él es la joya de la corona y todavía tiene goles y fútbol en sus botas. Gerard Piqué, Sergio Busquets, Andrés Iniesta, Xavi Hernández y Cesc Fàbregas forman parte de esa columna vertebral que no sólo es necesaria en el terreno de juego sinotambién dentro del vestuario. Y en esa misma línea yo mantendría a Mascherano, que cumplirá 30 años el próximo mes de junio. El argentino, que nunca en su vida había jugado de central sino de centrocampista, ha sabido adaptarse a las necesidades del equipo y al entorno barcelonista. Tiene un discurso equilibrado, ponderado, sensato y que conecta con sus compañeros y con el seguidor. Veteranos como Mascherano son útiles en los procesos de cambio. Y Zubi lo sabe muy bien

Todos estamos de acuerdo en que el público paga y manda. Y si quiere protestar, protestará. Y si quiere sacar pañuelos, los sacará, como si también quiere pitar a uno de sus jugadores, lo hará. El fútbol, dicen, no tiene memoria. Recordar todo lo bueno que ha hecho Cesc Fàbregas por volver al Barça y ya dentro del Barça sería lo más lógico a la hora de sentenciarlo. Pero Cesc siente los colores y, como todos, cada vez que juega intenta tener una buena actuación. Quiere marcar goles y desea ganar títulos, todos esos que se les negaron en el Arsenal. No le queda más remedio que aceptar la crítica, que la acepta, y aceptar los pitidos aunque considere que son injustos. Lo único que puede hacer es reaccionar, seguir intentando cumplir lo mejor posible. Él es un jugador talentoso y que puede contribuir a muchos años de gloria en el club de sus amores. Ánimo Cesc

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon