Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mercedes vuelve a Shanghai dominando la situación en la F-1

AS AS 18/04/2014 Manuel Franco

Erich Klemm probablemente esté en su casa disgustado. Quizá. El 16 de noviembre de 2009, Mercedes-Benz anunció, en colaboración con Aabar Inversiones, la empresa de Abu Dhabi, la compra del 75,1% de Brawn GP. Al día siguiente podía leerse esto en la Prensa alemana: “El comité de empresa de Daimler condenó duramente la venta de la participación en McLaren-Mercedes para comprar Brawn y formar su propia escudería”. “La salida de McLaren hubiera sido para Mercedes la gran oportunidad de abandonar el circo de la Fórmula 1, costoso y polémico por sus efectos”, sostuvo el presidente sindical, Erich Klemm. “No comprendemos en absoluto el hecho de que la directiva aproveche la salida del equipo McLaren para embarcarse en una nueva aventura de Fórmula 1”.

La escudería Mercedes está realizando un gran trabajo en esta temporada. © Reuters La escudería Mercedes está realizando un gran trabajo en esta temporada.

Pues bien, cuatro años más tarde Mercedes está dominando la Fórmula 1 y consiguiendo una rentabilidad que servirá para transformar la marca, un proceso en el que ya llevan un par de años. No ha sido fácil, pero se podía suponer que la firma germana terminará ganando. Todo, todo lo bueno al menos, comenzó aquí justo, en Shanghai, en el GP de China de 2012 cuando Nico Rosberg logró la primera victoria de la nueva era de Mercedes en la F-1, la primera desde que en 1955 Juan Manuel Fangio se llevase el GP de Italia en el circuito de Monza. Ése fue el primer aviso de un equipo llamado a hacer historia.

Pero el dominio de una escudería no se hace de un año para otro, es el resultado del trabajo de varias temporadas. De hecho, en esta campaña Mercedes ha cambiado de jefe de equipo y director técnico, Totto Wolff y Paddy Lowe por Ross Brawn y Bob Bell. Y está ganando. Tres de tres en todo, en victorias, poles, vueltas rápidas, todos y cada uno de los kilómetros de este campeonato han sido liderados por un Mercedes, sus dos pilotos son primero y segundo en el Mundial.

En 2010, el primer año de esta etapa, las cosas salieron como se esperaba, con tres podios de Nico Rosberg que fue séptimo ese año en el Mundial y Michael Schumacher, el fichaje estrella, noveno. Al año siguiente el equipo sufrió un bajón y ya comenzaron las amenazas de dejar la F-1 por parte de la compañía si las cosas no mejoraban, era un mensaje también a Ecclestone. De nuevo séptimo Nico y Schumi, octavo. Pero en 2012 ya llegó ese primer triunfo en China, aunque fue un espejismo gracias a la larguísima recta de más de un kilómetro de este trazado y aquel famoso ‘F-Duct’ que permitía una mayor velocidad punta y además ese día no hubo problemas de neumáticos, el eterno caos en Mercedes. El pasado año, fichaje de Lewis Hamilton, tres victorias (dos de ellas para Rosberg). Y ocho poles con un coche velocísimo, pero que se comía las ruedas. En el Mundial, cuarto el británico y sexto el germano.

Este año con los Pirelli mucho más duros, nuevos motores (con germen en Norbert Haug, ésa será historia para otro día), aerodinámica más eficaz y dos pilotos en estado de gracia, debe ser la temporada de Mercedes. De momento ganan todo, ¿también aquí donde empezaron a conocer la victoria?

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon