Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Messi corrió 6,8 kilómetros, sólo 1,5 más que el portero Pinto

AS AS 11/04/2014 As.com

Por primera vez en mucho tiempo, el barcelonismo señaló a Leo Messi como uno de los culpables por una derrota sufrida. Sucedió a la conclusión del encuentro en el Vicente Calderón, punto y final esta temporada de la andadura del Barcelona en la Champions League, competición en la que no faltaba a las semifinales desde la temporada 2006-2007.

Messi no tuvo su mejor noche el miércoles, algo que el barcelonismo perdona. Lo que realmente escuece en el seno de la parroquia azulgrana es la falta de actitud que mostró a lo largo de todo el encuentro. Los números refrendan esa teoría, ya que fue el jugador de campo del Barcelona que menos kilómetros recorrió durante los 90 minutos (6,853). Sólo Pinto corrió menos que él (5,359). Incluso Fàbregas e Iniesta, que permanecieron sobre el terreno de juego 30 y 20 minutos menos, hicieron casi un kilómetro más que él (7,773 y 7,735 respectivamente). Otro guarismo que revela la desidia del argentino es el número de kilómetros que promediaba hasta el miércoles en los seis partidos que había disputado en la Liga de Campeones hasta la fecha: 8,220 (casi un kilómetro y medio más de lo que corrió en el Calderón).

Messi, durante el partido. © Getty Messi, durante el partido.

A pesar de todo, Gerardo Martino salió en su defensa tras el choque. “No nos interesaba su participación, sino aprovechar su superioridad en el uno contra uno. No nos pareció prudente que entrara mucho en acción por el tipo de juego del Atlético”, explicó en rueda de prensa.

Lo que extrañó a la afición, sin embargo, fue la incapacidad de reacción de Messi para enganchar al Barça al partido cuando peor lo estaba pasando, algo que tantas otras ocasiones había conseguido hacer.

El barcelonismo, sin embargo, sigue confiando en él. La final de la Copa está a la vuelta de la esquina y Messi no acostumbra a fallar dos veces seguidas. Todos lo saben.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon