Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Messi, el guardagujas del fútbol

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 19/12/2016 Marc Fuster
Messi, el guardagujas del fútbol © Getty Images Messi, el guardagujas del fútbol

Tocado por la varita mágica del fútbol, Leo Messi es el hombre que mueve los hilos en el Barça. Quien decide cómo y cuando acaban los partidos, quien cambia el rail para que el vagón de Luis Enrique acabe en la estación correcta. Ante el Espanyol, el argentino volvió a hacer de las suyas y la jugada del segundo gol pasará a la historia del fútbol gracias a él mismo y a su mejor compañero, Andrés Iniesta que se vistieron de malabaristas para combinar como pocos futbolistas lo hacen en el mundo.

No hay suficientes palabras para resumir lo que es capaz de hacer Leo Messi. Ante el Espanyol volvió a ser el mejor, el futbolista que mueva a su equipo y al rival a su antojo. El rosarino estuvo bien cubierto durante los primeros 45 minutos por Aaron y las ayudas de José Manuel Jurado. Pese a ello, a punto estuvo de hacer el gol en un contraataque muy rápida del tridente, una tónica muy habitual durante la primera parte.

En la segunda, llegó el 'show' de Leo. El jugador, que repartió menos pases que durante la primera mitad, se puso el traje de mago y destrozó a un Espanyol que solo había encajado más de tres goles en una ocasión y que no había recibido gol en siete de los últimos nueves partidos. El azulgrana no solo fue decisivo en el segundo sino que en el gol de Jordi Alba también partió en dos a la defensa. Para rematar una noche brillante, puso la puntera de forma brillante en una pared descomunal con Luis Suárez.

Quienes también se pusieron de acuerdo a la hora de arrodillarse ante el '10' fueron los dos entrenadores. Quique Sánchez Flores elogió al jugador en rueda de prensa y contó lo que le había dicho tras el pitido final: “Le di la enhorabuena por la humildad. Es algo básico. No se queja, le tiran al suelo, le pegan... Me parece impresionante. Tenemos buen ‘feeling’. No sé cuántas camisetas tengo ya que me piden de él, como mi hijo, que es del Barcelona". Además dejó seguramente una de las frases de la noche: "Es capaz de cambiar cada partido constantemente. Es el único jugador del mundo que si se propusiera marcar un ‘hat-trick’ en cada partido lo podría conseguir. Cuando se gira en dos tercios de campo, se gira y hace sentirte mal”. Luis Enrique por su parte advirtió a los culés: "No nos tenemos que acostumbrar porque es algo único que sucede muy pocas veces pero que en el Camp Nou pasa cada 15 días".

El fútbol está viviendo una etapa única junto a la grandeza de Leo Messi. Cada vez que coge el balón en cualquier zona del campo, el tiempo se ralentiza para observar durante más tiempo a un jugador único, capaz de silenciar a más de 80.000 personas con un fútbol inigualable.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon