Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Messi juega y Luis marca

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 18/12/2016

© AP Photo/Manu Fernandez

El Barcelona se lleva el derbi en un partidazo de Leo (4-1) y con un doblete de Suárez ante un Espanyol peleón

El Barcelona sumó tres puntos en el derbi ante el Espanyol en un partido que controló de principio a fin y que tuvo como protagonista a Leo Messi y a Luis Suárez. El 4-1 final es un reflejo de lo que se vio en el Camp Nou.

Salió bonito el partido desde el primer momento. El Espanyol intentó sacar provecho de una presión asfixiante que le había dado resultado a otro equipos. Un método que precisa de unos pulmones de maratoniano, una estrategia inteligente y un orden militar si se quiere maniatar al Barcelona. Un desafío que encontró enseguida respuesta en los azulgranas, muy metidos en el juego.

La disposición de los jugadores del Espanyol con las líneas adelantadas posibilitó los continuos contragolpes del Barcelona cada que vez que superaban las dos líneas de presión. Iniesta se convirtió en el maestro de ceremonias y en una de esas arrancadas medidas encontró a Luis Suárez. El delantero arrancó desde su campo y con un autopase ante un rival se puso delante de Diego López. Pese a la envergadura del portero encontró el hueco para hacer el primer gol cuando el reloj había pasado por el hito del cuarto de hora.

El tanto serenó a todo mundo. El Barcelona bajó el pistón mientras que el Espanyol no encontraba la manera de dar un paso adelante por temor al segundo tanto que sería definitivo. Entre el conformismo de unos y otros el choque bajo de intensidad. El Barcelona se tapó con la posesión del balón y los visitantes bastante tuvieron con cerrar cualquier tipo de vía atrás a la espera de encontrar una luz al final del túnel.

En la segunda parte, en uno de los arreones del Barcelona se acabó el derbi. Apareció Messi y punto y final. También porque se lesionó Diego López y tuvo que entrar Roberto. Ahí perdió muchos enteros el Espanyol. Leo fabricó una jugada inalcanzable para la casi totalidad del planeta fútbol al zafarse de cinco defensa y el rechace a su flojo disparo fue cazado por Luis Suárez para hacer el segundo. La grada rompió en gritos hacia su 10 por el jugador que había hecho. Un minuto después, de nuevo Messi, se marchó de cuatro rivales y Jordi alba se aprovechó para marcar el tercero.

Luego, con todo decidido, el Espanyol tuvo el premio de hacer un gol en una llegada de sus centrales, david López, y Leo Messi puso la rúbrica a un excelente encuentro con el cuatro a uno definitivo.

Más en MSN:

Messi se quita el rubio platino cinco meses después


Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon