Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Michelin quiere un desafío tecnológico

AS AS 17/05/2014 Raúl Romojaro

Michelin lleva la competición en su ADN. Las carreras y también la rivalidad entre fabricantes como motor de evolución. Sin embargo, la tendencia de los diferentes campeonatos en los últimos tiempos le ha llevado a una disyuntiva que debe resolver: quedarse fuera de los circuitos o acepta la filosofía monomarca que se ha impuesto de unos años a esta parte. Para ellos no resulta lo ideal pero es la única opción que les ha quedado, de ahí su renovado interés tanto por la Fórmula 1 como por MotoGP. Los coches tendrán que esperar, no así las motos y todo apunta a que su popular Bibendum volverá a ser protagonista del Mundial de la categoría reina a partir de 2016, como proveedor único aunque a la espera de nuevos desafíos tecnológicos que den sentido a su proyecto.

Con esto quiero decir que seguramente Michelin llegará a MotoGP con aportaciones distintivas como condición inherente a su retorno. En la Fórmula 1 estaban claras, ya que apuntaban a la mayor duración de los compuestos (incluso una carrera completa) y a la adopción de la llanta de 18 pulgadas en sustitución de la actual de 13. Sin embargo, no tengo demasiadas pistas para saber hacia dónde dirigirá la marca francesa ese desafío tecnológico que siempre reclama, aunque lo indiscutible es que debe tener relación con los neumáticos que después vende a sus clientes con motos de calle. Ocurrió, por ejemplo, a mediados de los 80 con la estructura radial y ahora es previsible que desde Clermont-Ferrand busquen alguna aplicación que les permita relacionar ese esfuerzo en el deporte con sus productos de serie. Interesante, sin duda alguna…

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon