Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Miguel Ángel Jiménez y Sergio García, dos generaciones de favoritos

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 11/06/2014 EFE

Juan Luis Guillén

Pinehurst (EE.UU) 11 de junio (EFE).- El número 8 del ránking mundial, Sergio García, y el golfista más interesante del momento, Miguel Ángel Jiménez, parten como favoritos para ganar el Abierto estadounidense de golf que arranca este jueves en Pinehurst (Carolina del Norte).

"Todos los que están aquí tienen posibilidades. Lo importante es que la cabeza esté en su sitio, pegarle recto y estar muy fino alrededor de los 'greenes'", dijo el golfista malagueño en declaraciones a EFE.

A sus 51 años, Jiménez ha logrado recuperarse de una rotura de tibia, meterse entre los 30 mejores golfistas del mundo, terminar cuarto en el Master de Augusta, ganar el Open de España y casarse con una economista austríaca 11 años más joven que él.

Sergio García, que con 34 años acumula nada menos que 15 participaciones en el Abierto de Estados Unidos, coincide en la finura para abordar los escalofriantes 'greenes' del campo número 2 de Pinehurst.

"A pesar de que le estoy pegando muy bien, es difícil hacer que la bola se quede en el 'green'", dijo el golfista castellonense a EFE.

García se está recuperando de una lesión de rodilla y Jiménez siente pequeños dolores en el codo, pero las molestias no parecen estar afectando su juego y mucho menos su predisposición a disfrutar de un torneo en el que tendrán luchar por los puestos de cabeza con estrellas como Phil Michelson, Adam Scott, Jordan Spieth, Bubba Watson, y los ganadores de ediciones anteriores, Justin Rose y Rory McIlroy.

Tampoco están fuera de las apuestas Gonzalo Fernández-Castaño y Pablo Larrázabal, los otros dos golfistas que completan el cuarteto español en el Abierto de Estados Unidos.

"He aprendido a entender que el US Open es una prueba de resistencia, un maratón de 72 hoyos", dijo a EFE Fernández Castaño, que en 2013 fue el español mejor clasificado y terminó entre los diez primeros.

Larrázabal participará por primera vez en el Abierto de Estados Unidos después de meterse entre los 60 mejores del mundo, y sus tres victorias en el Circuito Europeo le garantizan un puesto en las quinielas. "Este es el torneo del mundo que más exige y vengo mentalizado", añadió el golfista catalán.

Dos décadas separan a Larrázabal de Jiménez pero, en palabras de Roberto Castro, competidor estadounidense de origen peruano y costarricense: "Aquí tienen posibilidades de ganar los que pegan corto y los que pegan largo, los jóvenes y los veteranos".

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon