Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Milán, Madrid y la Copa de Europa

SPORTYOU SPORTYOU 13/05/2016 David de la Peña
Milán, Madrid y la Copa de Europa © Getty Images Milán, Madrid y la Copa de Europa

Durante los primeros años de Fernando Torres en la liga española, reconozco que pensé varias veces que el nuevo niño prodigio del fútbol nacional acabaría jugando en el AC Milan. El equipo dirigido por Carlo Ancelotti iba a necesitar un relevo para Andrei Shevchenko, y qué mejor que poner la vista en un futbolista que con sólo 19 años estaba llamado a marcar una época. Era lo que tocaba en ese momento. No pensabas si las futuras estrellas encajarían en el Chelsea o el Manchester City, valorabas si cuajarían o no en las plantillas de Inter, Milan o Juve.

Mis primeros recuerdos de fútbol van de la mano de van Basten, Gullit y Rijkaard devastando al Real Madrid del que todos decían tenía la mejor generación de canteranos de su historia. Un poco más mayor vi como Zola y Asprilla le robaban la Copa de la Uefa a la Juventus de Roberto Baggio, y mi adolescencia fue de Batistuta y Rui Costa en la Fiorentina, del título de la Lazio con Nedved, Verón, Mihajlovic y Nesta, y de tener que grabar el Tercer Tiempo de Canal + para seguir viendo a Ronaldo Nazario, al que nos habían robado de la liga española de forma fulminante. No, Milán no estaba preparado para esto.

La única ciudad del mundo que presume de tener dos campeones de la Copa de Europa va a ver usurpado su templo. Real Madrid y Atlético de Madrid jugarán la final de la Liga de Campeones sobre el césped de San Siro, como si en la arena del Coliseo los gladiadores hubiesen visto desde la grada cómo guerreros extranjeros se disputaban sus medallas. Milán presenciará la undécima del Real o la primera del Atleti, lo que -en este último caso- también robaría a la ciudad la especial condición a la que Inter y Milan, con las copas de Europa de sus vitrinas, la ha elevado.

Hoy el Inter celebra haberse clasificado para la Europa League, y el Milan, con mucha más pena que gloria, deambula por la Serie A pretendiendo alcanzar el mismo objetivo, solo posible en caso de superar al Sassuolo en la clasificación en la última jornada, o si le gana a la temible Juentus de Turín la final de la Copa de Italia. Fernando Torres tendrá la posibilidad de levantar la Champions en el césped de San Siro, pero no con la camiseta que muchos nos habíamos imaginado hace más de una década. Cómo ha cambiado Milán, para suerte de Madrid.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon