Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mora, cornada de 30 centímetros que arranca la vena femoral

AS AS 20/05/2014 EFE

El torero David Mora, primero de los tres heridos en la tarde de hoy en Las Ventas, ha sido operado en la enfermería de la plaza de una cornada de 30 centímetros en el tercio medio cara interior del muslo izquierdo que arranca la vena femoral, de pronóstico muy grave, según el parte médico oficial.

El torero madrileño se encuentra "estable" tras la intervención, en la que ha necesitado "dos" transfusiones de sangre, ya que el pitón del astado le arrancó, asimismo, "las venas colaterales, además de contusionar la arteria femoral superficial".

El diestro David Mora, arrollado por su primer toro, de la ganadería de El Ventorrillo, en el duodécimo festejo de la Feria de San isidro, hoy en la plaza de Toros de Las Ventas. © Kiko Huesca El diestro David Mora, arrollado por su primer toro, de la ganadería de El Ventorrillo, en el duodécimo festejo de la Feria de San isidro, hoy en la plaza de Toros de Las Ventas.

Además de esta fuerte cornada en el muslo, que le produce importantes destrozos en el músculo cuádriceps, Mora ha sido intervenido de "otra herida de 10 centímetros en la axila izquierda, que contusiona el paquete vásculo nervioso y alcanza el húmero", añade el parte.

Al finalizar la operación realizada por el equipo médico que dirige el doctor Máximo García Padrós, el herido ha sido trasladado a la UCI del hospital Virgen del Mar, de Madrid, donde "posiblemente" volverá a ser intervenido, informaron fuentes de su cuadrilla.

David Mora resultó herido en el saludo a portagayola al toro que abrió plaza en la duodécima de San Isidro, festejo que fue, a la postre, suspendido.

Mora fue arrollado por este primer toro, de la ganadería de El Ventorrillo, el cual se le fue directamente al pecho, alzándole con el pitón por dentro de la chaquetilla a la altura de la cadera, y, una vez en el suelo, le corneó de forma certera en la pierna izquierda, zarandeándole nuevamente por los aires en unos segundos de mucha angustia.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon