Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mou: el retorno del rey a Stamford Bridge

SPORTYOU SPORTYOU 23/10/2016 David de la Peña
Mou: el retorno del rey a Stamford Bridge © Getty Images Mou: el retorno del rey a Stamford Bridge

Cuando RomanAbramovich compró el Chelsea en 2003, la vida del club londinense cambió para siempre. Un equipo que hasta la llegada del magnate ruso había ganado una vez la liga inglesa -en 1955- y que en los últimos trece años lo ha logrado en cuatro ocasiones. Sin embargo, una era su obsesión: ganar la Liga de Campeones.

Cuando JoseMourinho ganó la competición en la temporada 2003/2004 con el Oporto, Abramovich tenía fijado su objetivo. El cuadro portugués no era, ni mucho menos, uno de los favoritos a acabar haciéndose con el título, pero finalmente saltó la sorpresa, y después de dejar en la cuneta a Manchester United, Olympique de Lyon y Deportivo de la Coruña, acabó venciendo en la final al Monaco -que había eliminado al Chelsea en las semifinales- por un contundente 3-0.

Mourinho, leyenda en Stamford Bridge

JoseMourinho llegó al Chelsea en el verano de 2004. Abramovich pagó una compensación al Oporto de más de 2 millones de euros y el portugués, en su presentación, dijo que “no quería ser arrogante”, pero que era el campeón de Europa y eso le hacía especial. “The Special One”. La prensa tuvo fácil desde el primer día ponerle un apodo.

Su carácter y los éxitos deportivos le hicieron ganarse el respeto de la afición, que le idolatró prácticamente desde el primer momento. Con él en el banquillo, el Chelsea ganó dos veces la Premier League de forma consecutiva, y el cuadro blue se situó en la élite del fútbol europeo. Es cierto que el objetivo de ganar la Liga de Campeones no se consiguió, pero Stamford Bridge tenía a su nuevo ídolo.

En la tercera temporada los rumores acerca de su posible salida aparecieron desde el primer momento. La prensa decía que la relación con Abramovich no era positiva, y es algo que el propio entrenador ha dejado entrever recientemente: “Teníamos una relación dueño-entrenador, pero no eramos amigos”. En cualquier caso, un bajón en los resultados del equipo fue el principal motivo de la salida del técnico portugués.

El regreso para salvar el barco

Mourinho salió para entrenar al Inter en Italia, y posteriormente, al Real Madrid en España. Un periplo de cinco años en el que él sumó varios títulos a su palmarés particular, y en el que el Chelsea obtuvo una nueva Premier y, lo más importante, la ansiada Liga de Campeones. Sin embargo, cuando el contrato del portugués con el Real Madrid llegaba a su fin, el rumbo del Chelsea parecía perdido. Fue entonces cuando Abramovich decidió buscar un estímulo para plantilla y afición con el regreso del hijo pródigo.

“He tenido dos grandes pasiones, el Inter y el Chelsea. Y el Chelsea es más importante para mí”, dijo el portugués en la rueda de presentación de su regreso. En la primera temporada, el conjunto londinense fue tercero, pero en la segunda el equipo volvió a ganar la Premier League. No lo lograba desde la temporada 2009/2010, así que una vez más, la grada vio cómo Mou llegaba para volver a situar al club en la élite del fútbol inglés.

La vuelta... en el banquillo rival

El rendimiento del Chelsea en la pasada campaña fue una de las circunstancias más inesperadas de todo el fútbol europeo. El vigente campeón se desinfló de forma sorprendente, Mourinho fue destituido y los blues terminaron la temporada en mitad de tabla. El portugués pasó media temporada alejado de los focos y, para este nuevo curso, acabó en el banquillo del Manchester United.

En el club de Old Trafford Mou ha arrancado de manera irregular, aunque el contundente triunfo frente al Fenerbahçe entre semana obliga a mirar con optimismo el partido frente al Chelsea en Stamford Bridge. Una grada que verá por primera vez a su gran ídolo en el banquillo rival en un partido de la Premier League, después de que incluso, durante la terrible racha de resultados del curso pasado, apoyase su continuidad. Una fecha para recordar en un encuentro entre dos candidatos a ganar la competición. Veremos si tras el encuentro, Mou sigue manteniendo su condición.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon