Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Muguruza: "Enemigos me voy a crear, espero que no me odien"

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 11/06/2014 Ángel Rigueira

¿Qué se lleva de París tras batir a Serena y acariciar las 'semis' frente a Sharapova?

Me voy pensando que estoy muy cerca realmente de las buenas. Son cuatro detalles los que marcan la diferencia, sobre todo experiencia, intentar estar más calmada, jugar más concentrada esos puntos en los que me faltó serenidad.

¿Produce vértigo lo que viene?

No me da ningún vértigo, no me da miedo lo que pueda venir ahora porque la ambición está en mi entorno, todos queremos llegar lejos, hacer lo máximo posible.

¿Nerviosa o tranquila?

Más nerviosa que calmada, pero mejor tener esa chispa, ser inquieta.

¿Mejor en los grandes escenarios?

Me gustan mucho, sobre todo las pistas centrales, enfrentarme a las grandes jugadoras. Me motivan porque yo entreno tanto para ese momento, llegar a la central y que me salga todo lo que he entrenado.

¿Cuesta volver a los otros torneos?

No pasa nada, sólo hay cuatro Grand Slam. Tras un torneo tan bueno ahora estoy aún más motivada. Hay que mentalizarse que esto es siempre empezar de nuevo, que todos los partidos son dificíles y que un día puedes estar en la central y al siguiente jugar en la pista diecisiete.

Su entrenador, Alejo Mancisidor, reclama más regularidad.

Porque la regularidad es lo más importante. Y es el objetivo, lo que tengo que trabajar.

Desde hace tiempo se ha subrayado su talento. ¿Se corresponde con el trabajo?

Ahí está la clave, en trabajar todos los días. Lo más duro es levantarte cada día y hacer el sacrifico. Es lo que hay que mejorar, aunque lo he mejorado mucho últimamente. Con el tiempo ganas en experiencia y te das cuenta de que algo de talento es necesario, pero que sin esfuerzo da igual si tienes o no mucho talento.

¿Cuándo se dio cuenta de que usted lo tenía para el tenis?

Cuando eres más joven, empiezas a ganar Campeonatos de España, en el Junior Tour, 'torneitos' que vas ganando y te hacen pensar que puedes jugar bien y que hay que intentar hacer una carrera en el tenis.

¿Nació una estrella en París?

Con todo el trabajo que estoy haciendo se ha dado la casualidad que me salió en Roland Garros. Una estrella no, soy la misma persona de hace tres meses pero ahora más preparada y concienciada de lo que tengo que hacer.

¿Se han apuntado muchos al carro? ¿Cambia el entorno?

Nooo. Para esas cosas tengo a mi equipo y de ahí no entra ni sale nadie.

¿Le ha sorprendido alguno de los mensajes recibidos?

El número sí, pero es normal que haya gente que te quiera felicitar.

¿Qué incidencia tuvo la lesión en el tobillo derecho? No compitió los últimos seis meses del año anterior tras la operación.

Es lo más duro para un profesional, pero tuve la suerte de que se descubrió pronto, mejor a los 20 que a los 25 años. Aprendí mucho, valoré más las cosas y volví con más hambre y fuerza. De no haber pasado, no sería la misma persona. Me dije que cuando volviera no iba a desaprovechar las oportunidades que tuviera.

Durante unos días compitió incluso en celebridad con Nadal.

No soy muy consciente de ello, la verdad, pero mejor un poco de novedad ¿no?

¿Qué le dice Rafa Nadal?

Siempre he admirado a Rafa, si puedo verle en una pista de tenis, voy. Pero si ha ganado nueve veces Roland Garros... Es increíble.

Usted y Carla Suárez en cuartos y acariciando semifinales. Con el síndrome Arantxa y Conchita del tenis español presente.

Síndrome no lo considero, vuelve a haber jugadoras, pero es que repetir lo que hicieron Arantxa y Conchita es muy complicado. Números uno y dos del mundo, eso es muy difícil de igualar, pero creo que las jugadoras lo estamos haciendo muy bien. Lo que sucede es que en chicos es una barbaridad la cantidad de jugadores que ha habido y hay, están en una época muy buena. Hay tanto nivel que la gente se pregunta y en chicas qué está pasando. Pues no pasada nada, sólo que lo de los chicos es increíble.

¿Presión por la herencia histórica?

Yo no siento nada de presión.

Sí que ha subrayado que su estilo es más de tenista rusa.

Es una consecuencia del físico. Soy alta (1,82 m) y de brazos largos, por eso me decanté por pegar fuerte, buscar puntos más cortos y correr menos. Es lo que se me da mejor y es la tendencia del tenis actual. Cada vez ves a chicas más grandes por ahí.

Serena y Henin están entre sus preferidas del tenis. ¿Algún otro ídolo deportivo?

Ídolo del deporte, no. Yo siempre he sido muy de tenis, no he prestado mucha atención a otros deportes. El tenis es mi pasión, desde niña todo el día ha sido tenis.

¿Le gusta ver partidos?

Me gusta si es un partido que realmente tenga algo que me motive, que sea importante. Ver por ver, no.

¿Algún torneo especial?

Miami (invitada en 2012), el primero importante que jugué. Produjo un cambio (tres victorias de mérito) y se me quedará grabadao para toda mi vida. De ganar uno, elegiría el Open USA, quizás por la magia de Nueva York y que la central es la pista más grande del circuito.

Le acompaña el tenis y el físico. ¿Un filón como imagen?

Todo lo que venga con el tenis por reconocimiento, bien. Si son regalos producto de haber hecho buenos resultados, es de agradecer.

¿Se siente una privilegiada?

Sí en cuanto a que hago lo que más me gusta.

¿Con qué se divierte?

Soy muy fan de las películas, veo cada semana fácil cinco. Y todas las series, estoy muy enganchada a la televisión.

¿Y qué no falta en su bolsa?

Todo tipo de aparatos electrónicos: ipad, móvil, auriculares de música...

¿Estudios?

Cuando acabé el Bachillerato decidí dedicarme sólo al tenis. Era buena estudiante y me gustaría recuperarlos cuando acabe el tenis. Pero no me preguntés qué, no tengo ni idea.

Padre vasco, madre venezolana. Nacida en Caracas, residente en Barcelona desde los 6 años. ¿Qué me recomienda para ir de vacaciones, España o Venezuela?

Yo creo que te puedes quedar en el medio, en el mar caribeño te quedas (risas). Es complicado responder por qué país jugaré, entran muchos factores y es una decisión muy importante, que marcará mi carrera.

¿Por qué no decidir ya?

A mitad de temporada no, será en octubre o así. Hay tiempo y hay que pensarlo mucho. Será mi decisión, y hay que tener la cabeza bien situada.

¿A quién se lo comunicará primero?

A mi equipo, a la gente que está veinticuatro horas conmigo, a los más cercanos.

¿Teme que el país descartado se lo tome a mal?

No debería tomárselo mal, sé que enemigos me voy a crear, pero ojalá sean los mínimos prosibles. No tengo nada en contra de nadie, espero que no me odien.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon