Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mundial 2014: Leo Messi ama a Los Balcanes

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 16/06/2014 Roberto Martínez

Lionel Messi se quitó un enorme peso de encima. Un día antes de que se cumplieran 8 años del único gol que había podido marcar en las copas del mundo (el 16 de junio de 2006, a los 88 minutos, firmó a pase de Carlos Tevez el sexto gol en la paliza 6-0 de Argentina a Serbia y Montenegro en Alemania), se reencontró consigo mismo y clavó un golazo espectacular para encarrilar la victoria (2-1) de la albiceleste contra Bosnia-Herzegovina. Más que balcánicos, los representativos de la vieja Yugoslavia se han convertido para Leo en balsámicos.

Otro eslalon y la misma foto-finish de siempre. Jugadores amontonados, apilados, casi ridiculizados, al intentar bloquear al astro. Y miles y miles de espectadores entregados a la magia veloz del mejor jugador del mundo. En Barcelona habrán sonreído, seguramente, al observar la nueva creación del crack que ha marcado un nuevo antes y un nuevo después en la historia del club. Lógico y normal. Todo aficionado culé sueña con que Messi retorne a Can Barça con la cabeza despejada, feliz, y más grande aún de lo que se fue.

Argentina no convenció en su avant première en Maracaná, pero ganó, su capitán acabó satisfecho, y eso, al final, es lo más importante para un equipo que busca dar pasos cortos pero firmes mientras intenta crecer en una competición que se avizora dura en la cancha y hostil en las gradas.

Messi acabó siendo el héroe que todo Argentina espera que sea el 13 de julio, en el mismo estadio. Y lo fue, porque Alejandro Sabella, seleccionador albiceleste fue de todo menos orgulloso y testadura. De haber tenido nada de mano izquierda el técnico, cabe la posibilidad de imaginar una sonora decepción.

Pero Sabella rectificó. Desarticuló su 5-3-2 inicial en el segundo tiempo, retornó al dibujo táctico que más cómodo hace sentir al equipo y a Leo, y el 4-3-3 le devolvió el DNI a una Argentina que se había mostrado descolorida en el arranque. Resultó fundamental la entrada de Fernando Gago.

Con el ingreso en cancha del exjugador de Real Madrid y Valencia, Messi ya no tuvo que retroceder hasta el círculo central para oler la pelota como en Sudáfrica 2010. Se adelantó en el terreno, y quedó liberado para buscar espacios en donde más daño hace. El balcón del área. Luego, la entrada de Higuaín, quien ha entrado con fuerza las últimas horas en la órbita azulgrana, le dio otra opción de pase a la albiceleste y colaboró para dotar de mayor profundidad al equipo.

Es fácil saber cómo va a jugar Argentina los dos próximos partidos. Contra Irán y Nigeria comenzará el once del segundo tiempo vs Bosnia. La duda radica en qué pasará después. Una teoría indica que Sabella comenzó sin Higuaín ni Gago el partido contra Bosnia, porque pretendía configurar un cortafuegos en las inmediaciones de Sergio Romero y la única forma de hacerlo era con 5 defensas. "Para atacar bien, hay que defender bien". El punto es que pese a controlar al rival, con el defensa de más (Campagnaro) Argentina se mostró igual de dubitativa en cada centro cruzado a su área, y gelatinosa al marcar en zona.

Así que, ¿cómo decirle a Higuaín, en el hipotético caso de que Argentina deba vérselas con Bélgica en cuartos o Alemania en semifinales, que debve volver a ser suplente? Los bosnios no parecían enviar balones al área de ´Chiquito´ Romero, sino drones que sólo ellos podían controlar. Y la albiceleste no tiene un buen antivirus para sofocar esas amenazas. Su negocio está en encontrar respuestas en el juego por abajo. Nula efectividad en el juego aéreo. En eso se parece al Barça.

Acaso Sabella piense que a Higuaín, por haber sido marginado de inicio, le puede afectar menos la chance de tener que salir del equipo más adelante en el caso de que elija modificar otra vez el dibujo. Pero no será fácil que el DT se vuelva a abrazar al libreto que le marcan sus orígenes conservadores.

Tanto Messi como Aguero saludaron la entrada de su socio con un "menos mal que entró Pipa, porque con él tuvimos mayor profundidad". Así que, a partir de ahora, desde aquí nos jugamos un café a que el técnico consensuará con la mesa chica, los líderes del plantel, los pasos a seguir para no afectar el rendimiento del equipo de manera negativa... ni herir susceptibilidades.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon