Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Mundial 2014: Messi desatasca a Argentina con un gol genial (2-1)

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 16/06/2014 Francesc Aguilar

Messi y Argentina pisaron el campo de Maracaná, donde se jugará la final del Mundial y que este domingo parecía más la Bombonera de Boca o el Monumental de River por los aficionados de laalbiceleste que había.

Ganaron a Bosnia (2-1), pero dejaron muchas dudas respecto a su juego. Hasta que apareció el genio de Leo en una jugada personal en la segunda mitad, tras hacer una 'pared' con Higuaín, el partido estuvo abierto, fue aburrido.

Además, el dichoso esquema del '3-5-2' que se ha sacado de la manga Alejandro Sabella perjudica al equipo y al propio crack argentino. No tiene nada que ver a la misma táctica que puso en liza Van Gaal ante España. Argentina ni atacaba ni defendía, se rompía en dos en el mediocampo. Encima, a pesar de los cinco zagueros, sufrieron en cada centro cruzado que les llegó por arriba. Increíble. Necesitan un 'reset' urgente.

Espectáculo en la grada

El partido fue un desastre, sin fútbol, porque, si faltaba algo, Kolisinac se metió un gol en propia puerta a los dos minutos de iniciarse el choque. Bosnia trató de adelantar líneas y tuvo una oportunidad de oro por medio de Hajrovic. Los bosnios habían creado todo el peligro. Sólo un tiro durísimo de Mascherano (con Argentina juega de mediocentro) dio señales de vida del ataque argentino.

Messi debía jugar retrasado porque nadie era capaz de crear una sola jugada con Gago en el banquillo. Y antes del descanso, Lulic, en un corner, remató ajustado de cabeza y obligó a hacer un paradón a Romero. La gente se frotaba los ojos, no se lo creía.

Nadie tocaba bola

Argentina era incapaz de ligar una sola jugada con más de dos o tres toques. Ni Leo, ni Kun, ni Di María, nadie tocaba bola.

En la segunda parte la cosa empezó mejor. Sabella metió a Gago por Maxi y a Higuaín por Campagnaro. Argentina, al menos, se había dado cuenta de sus carencias. El atacante del Nápoles que gusta al Barça y a Messi pasó a ser la referencia en la delantera y Leo pudo jugar más en su sitio por la presencia de Gago en medio. 

Cambios que surtieron efecto

Se acabó el '3-5-2' y Argentina empezó a jugar y llegar con un '4-3-1-2'. Así se produjo el 2-0, fruto de la genialidad de Messi, pero también del trabajo colectivo.

Quedó claro que Argentina necesita a Gago en medio y a Messi por detrás de los dos puntas, Kun Agüero y el 'Pipita' Higuaín. Les queda camino por recorrer para volver a Maracaná en la final. Bosnia se encargó de recordárselo con un buen gol de Ibisevic en la recta final que mantuvo el miedo en el cuerpo a los argentinos. 

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon