Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nairo Quintana conquista los Lagos en una etapa épica

AS AS 29/08/2016


La etapa de este lunes sí honró al ciclismo, a la Vuelta a España y a una cima mítica como los Lagos de Covadonga. Ganó el colombiano Nairo Quintana, igual que ganó su compatriota Lucho Herrera allá por 1987. Y se vistió el maillot de líder, igual que hizo entonces El Jardinerito de Fusagasugá. Lucho se coronó aquel año en Madrid. Y Nairo va camino de hacerlo si no lo impide nadie. Y el único que lo puede impedir, por lo visto en esta décima etapa, es Chris Froome. Puro orgullo. El africano se quedó en las rampas iniciales del coloso asturiano, pero hizo una remontada épica hasta entrar tercero, a 25 segundos del jefe del Movistar. Alberto Contador estuvo valiente con un ataque en La Huesera, la zona más dura, pero acabó cediendo 1:05.

Las seis primeras veces que se subieron los Lagos de Covadonga, en pleno auge de la Vuelta en los años 80, ganaron Marino Lejarreta, Raymond Dietzen, Pedro Delgado, Robert Millar, Lucho Herrera y Álvaro Pino. En las seis últimas ocasiones en que se ha llegado, sin contar la de este lunes, todas ellas en el Siglo XXI, los triunfadores habían sido Juanmi Mercado, Eladio Jiménez, Vladimir Efimkin, Carlos Barredo, Antonio Piedra y Przemyslaw Niemiec. Sin ánimo de faltar, la comparación habla por sí misma.

El prestigio y la mística de este clásico de los Picos de Europa se merecía ya algo más. Y también la presente Vuelta, que había visto triunfar a cuatro fugas en las primeras cuatro llegadas en alto. Más allá de las estrategias de cada equipo y de cada ciclista, siempre respetables, y de los ahorros de esfuerzos, hay algo sagrado en este deporte: el público. Con desenlaces siempre previsibles, corre el peligro de que los aficionados se espanten, las audiencias bajen, los patrocinadores se cansen… No estoy inventando nada: ci-clis-mo. Siempre se puede culpar al recorrido, a la acumulación de metas en subida. Pero los ciclistas también tienen una responsabilidad. Y sus directores.

El Movistar entendió al fin el mensaje y tomó la cabeza del pelotón a 50 kilómetros del final. “La etapa es importante”, explicó su técnico, José Luis Arrieta, en el directo televisivo. Sin poner el rodillo, el equipo telefónico dejó al pelotón a pie de puerto a 2:30. Asumible. Para espolear un poco más al grupo de los gallos, Froome se quedó descolgado a las primeras de cambio. Kennaugh y David López se quedaron con su jefe. A diez kilómetros de la meta, parecía que el africano se iba a dejar la Vuelta en las rampas asturianas. Pero Froome es Froome. Ya lo hemos visto otras veces.

En La Huesera, el tramo más duro de los Lagos, Contador lanzó un valiente demarraje. Únicamente Nairo pudo seguirle. En ese momento imaginábamos un duelo entre ambos. No solo por el triunfo de etapa, sino por la victoria final en Madrid. Froome estaba quedando eliminado… O eso creímos. Siempre picamos. Ya sin compañeros, el británico de origen keniano encontró su ritmo de pedalada. Poderosa. Por delante, Nairo remataba a Contador en el Mirador de la Reina. Por detrás, Froome engullía rivales. Incluido Contador. A tres segundos del africano entró Alejandro Valverde. No me quiero olvidar de él. Incombustible.

Nairo Quintana pasó a Robert Gesink como un avión. No hubo piedad para los fugados. Como debe ser. Su nombre ya figura entre los grandes. Para honra del ciclismo, de la Vuelta y de los Lagos.

AQUÍ EL RESUMEN DE LA ETAPA 10:

Volver a reproducir vídeo

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon