Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Neymar puso la pierna y Xavi acabó rebotado

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 18/05/2014 R. Torelló/G. Sans
© Image MundoDeportivo.com

Tata Martino realizó esta vez los tres cambios. Uno obligado por la lesión de Sergio Busquets, al que sustituyó Song, y los otros dos, por cuestiones tácticas. Neymar y Xavi entraron para revolucionar el juego ofensivo del Barça. Los dos lo intentaron pero sin suerte.

El brasileño demostró una actitud que merece todos los elogios. Trabajó para llegar a tiempo y no le importó que cualquier acción pudiera lesionar su sueño de jugar el Mundial de su país. Puso la pierna con valentía y acabó en algunas ocasiones cojeando visiblemente. Estuvo valiente y asumió la responsabilidad de tirar del carro cuando el equipo llegó a atascarse. Lo intentó por la banda izquierda pero también por el centro, tratando de mezclarse con Messi. No lo logró, pero nadie puede reprocharle su compromiso. Ofreció una generosa entrega en su primer partido oficial tras un mes y una semana de baja,

Xavi pretendió dar un giro de rumbo total con su visión de juego, pero dispuso de pocos minutos para demostrarlo, apenas un cuarto de hora. Confiaba en ser titular pero acabó de suplente, algo que no esperaba y ni tan siquiera se intuía. Supo que no entraría en el once en la previa del partido cuando Tata Martino realizó las primera pruebas, que confirmó ayer mismo por la mañana. No había jugada de entrada en Elche por culpa de unas molestias cervicales de las que no se ha resentido en esta última semana. El centrocampista egarense estaba a tope y así se sentía. Nada hacía aventurar que sería el titular sacrificado para ubicar a Cesc. Y acabó enojado, muy enfadado porque creía que no se daban las circunstancias.

Detalle de Ney con Costa

Al acabar la primera parte, el lesionado Diego Costa se quedó en el banquillo atlético mientras sus compañeros se dirigían al vestuario. Neymar se dio cuenta y se acercó el hispano-brasileño para preguntarle cómo se encontraba y si el pinchazo que había sufrido condicionaría su futuroen la Champions y el Mundial

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon