Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nick Kyrgios, el ‘enfant’ terrible del tenis

SPORTYOU SPORTYOU 13/10/2016 Iñaki Cano

Nick Kyrgios es, sin duda, el nuevo ‘niño malo’ del tenis. La ATP, que ya le sancionó hace años, tiene una papeleta muy gorda si no castiga severamente al maleducado australiano. En el Masters 1000 de Shanghai le entregó el partido a Mischa Zverev de manera descarada, regalándole un punto escandaloso.

El australiano de origen griego no tiene buen perder y cuando se le cruzan los cables,pierde la educación y la compostura en la pista. En China su comportamiento llenó el vaso de la paciencia de el mundo tenístico. Kyrgios sorprendió a todos los espectadores en el primer set, regalándole el punto a su rival después de un saque vergonzoso para un profesional. La reacción del público fue inmediata y le abuchearon por su actitud. El tenista australiano, no conforme con su mal comportamiento con la raqueta, sacó la lengua a pasear y se enfrentó a los espectadores: “Si fuerais tan buenos estaríais en el circuito. Si crees que eres mejor, baja y juega tu”.

El juez de silla le recriminó las dos actitudes. Le reprendió por enfrentarse al público y después sobre su juego le dijo que no podía seguir jugando así: “No es profesional lo que estás haciendo. No puedes jugar así”. Kyrgios no se puso nervioso y le dijo al juez de silla que parara el partido: “¿Puedes decir ya 'time', para que pueda acabar este partido e irme a casa?”.

Desde ese momento el comportamiento del australiano fue aún peor y, lógicamente, terminó perdiendo por 6-3 y 6-1. Lo más grave fue el último punto y cómo lo jugó Nick Kyrgios. La ATP está investigando y analizando todo lo sucedido en China. Una vez en los vestuarios y tras ducharse, el díscolo jugador se disculpó a su manera: “No saben por todo lo que estoy pasando. No les debo nada y si no quieren verme así, que no vengan. Si son tan buenos aconsejando y jugando ¿por qué no están en el circuito?”.

Kyrgios ya enfadó a todos los profesionales del circuito cuando en Canadá, en el Masters 1000 de Montreal, ofendió gravemente a Stan Wawrinka en agosto del año 2015. En aquél partido la victoria cayó del lado australiano porque el suizo se retiró por lesión. Tristemente en el recuerdo de los aficionados quedarán las insultantes palabras que le dirigió al helvético: “Siento decírtelo amigo, pero Kokkinakis se está acostando con tu novia”. Pueden imaginarse la reacción de Wawrinka y la del público canadiense que escuchó perfectamente la ofensa a su rival.

La ATP, entonces, le sancionó con 10.000 dólares, castigo que a sus compañeros del circuito les sonó a chiste porque ganó 45.000 dólares. Por sólo participar en Canadá ya le correspondieron 12.000. Nick Kyrgios, que saltó a la fama después de eliminar a Nadal en Wimbledon, ya dio muestras de su falta de respeto con detalles chulescos en aquel triunfo cuando sólo tenía 19 años. Entonces se los perdonaron  porque se entendió que fue hasta comprensible que se comportara de aquella manera por eliminar a quién eliminó.

Lo que ha sucedido con este tenista es que sus malas maneras han ido aumentando. Trata mal a sus compañeros, a los recogepelotas, a los jueces de línea y se encara después de perder cada punto dudoso, con los el juez de silla. El mundo del tenis se ha hartado del ‘enfant terrible’ viendo su último ‘show’ en China.

Kyrgios, del que dicen es un jugador con un tenis impresionante, puede quedarse, pese a sus 21 años, en nada. Actualmente es el número 14 pero su cabeza está muy por debajo de su nivel como tenista. En el circuito profesional se habla incluso de negarse a jugar con él si sigue enfrentándose a todo lo que rodea a este deporte. Tanto es así, que las imágenes de su última actuación están dando la vuelta al mundo y avergüenzan a todos los deportistas, patrocinadores y aficionados de la raqueta. Uno de los ejecutivos del Masters 1000 de Shanghai ya le ha sentenciado: “La multa debe ser ejemplar y además de lo económico, algo más deberían hacerle para escarmentar a él y a sus futuros imitadores que esperemos no salgan”.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon