Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nick Young saca la mano de la tumba

BASKET4US BASKET4US 23/11/2016 Alonso Gallego
Nick Young saca la mano de la tumba © BASKET4US Nick Young saca la mano de la tumba Nick Young saca la mano de la tumba © BASKET4US Nick Young saca la mano de la tumba

Nick Young vive una segunda juventud en Los Angeles Lakers. No tanto por la edad -tiene 31 años- sino más bien por el rumbo que había tomado su carrera en los últimos años. Recaló en la franquicia de oro y púrpura en 2013 y, pese a no llegar a hacerse un hueco como titular, ese año fue su mejor temporada en la NBA en términos numéricos, pero todo eso quedó en agua de borrajas después. Fue uno de los señalados de las dos peores campañas de los Lakers en toda su historia y reconoció que este verano temió por su puesto en el equipo. Finalmente se quedó, llegó el nuevo entrenador, Luke Walton, y, de momento, está aprovechando al máximo uno de sus últimos billetes en la liga.

"Si pudieras volver atrás en el tiempo hasta el pasado verano y te dijeras a ti mismo que ibas a seguir en los Lakers, que ibas a ser un contribuidor valioso y que tu entrenador hablaría de ti como su mejor defensor del perímetro, ¿qué diría el Nick Young del pasado?", le preguntó un periodista el pasado sábado. El escolta no dudó en reconocer que se quedaría en shock, tal y como están ahora la mayoría de seguidores de la NBA. Para Luke Walton, en cambio, no es ninguna sorpresa y, de hecho, espera que se mantenga así. Sin ir más lejos, este martes fue decisivo en la victoria ante Oklahoma City Thunder, con un triple a escasos segundos del final.

De la polémica extradeportiva a liderar el equipo

En marzo, un incidente fuera de la pista entre Young y D'Angelo Russell marcó la temporada de los Lakers. Sin que su compañero lo supiera, Russell le grabó confesando que había sido infiel a su pareja y luego publicó el vídeo. Este episodio dividió el vestuario y, para muchos, la solución pasaba por que Young no siguiera en el equipo : "No voy a mentir y hacer como que no escuché nada de eso. Pasaron tantas cosas que no sabía dónde iba a acabar, simplemente pensé que no iba a continuar aquí".

Young se veía con un pie y medio fuera del equipo. Se apoyó en su familia y en sus amigos, según cuenta 'ESPN', y solo apareció en el centro de entrenamiento de los Lakers a finales de septiembre, justo antes de que empezara el training camp. Sin embargo, ese día notó que algo había cambiado, que se respiraba una atmósfera diferente con Walton al frente del equipo: "La gente estaba feliz de verme". Ahora, Young y el propio Russell tiran del carro de los Lakers como escolta y base titulares, respectivamente.

"Esta es mi casa. Crecí aquí, en Los Angeles. Estaba un poco desilusionado por cómo terminó el año pasado, pero el entrenador me ha dado toda su confianza. Atravesaría un muro por él. Es increíble cómo un entrenador puede cambiar la mentalidad, es genial", dice un jugador al que ya muchos daban por acabado. "Estoy con una mano fuera de la tumba. Todavía sigo aquí, peleando", dijo Young antes de empezar la liga. Una metáfora perfecta para alguien que ha 'resucitado' su carrera.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BASKET4US

image beaconimage beaconimage beacon