Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Niki Lauda ya está harto

Marca Marca 27/05/2014 marca.com

Niki Lauda es ahora el asesor deportivo de la escudería Mercedes, para la cual lo mismo fuerza una reunión con Pirelli, que con el grupo de trabajo de FIA o no sale del camión de Bernie cada fin de semana de gran premio. Su influencia ha crecido de forma exponencial dentro del equipo de la estrella, dada la calidad de sus servicios en el último año y medio.

El tricampeón austriaco se ha propuesto ahora cortar de raíz cualquier disputa entre sus pilotos, tras un fin de semana muy desagradable, donde no le agradaron varios detalles de Hamilton. "Lo que no me gusta, y lo tengo que decir, es que cuando subió al podio no dijo ni hola a su compañero de equipo, cosa que Nico siempre ha hecho. Eso no es bueno", resalta Lauda.

"No es una cuestión de educación, sino porque estás representando a una firma como Mercedes", aclara. "Es algo que está empezando a preocuparme, pero que todavía es fácil de arreglar", valoraba serio tras el gran premio.

Lauda tiene previsto hablar con los dos pilotos en los próximos días para obtener sus puntos de vista sobre la situación que se ha creado en Mercedes . La desconfianza se ha adueñado del inglés, tras el dudoso episodio del sábado, en el que Nico tomó la escapatoria en Mirabeuau, hecho que cerró la calificación sin posibilidad de mejora y de pole para el británico.

Arregarlo antes de Canadá
"Hablé con los pilotos antes de la carrera, pero no se ha acabado aquí. Entiendo todos los comentarios y sé que tengo que esperar dos o tres días, pero antes de viajar a Canadá estará resuelto", asegura sobre el conflicto interno.

Con su retranca de viejo diablo de la F1, intenta quitarle hierro al asunto: "Son cosas normales en la F1. Me pasó con Prost. Yo odiaba al chico, pero al menos le decía hola por la mañana", recuerda

Lo que no cuenta Lauda es que en cada rincón de Mercedes le han tomado la matrícula a Hamilton. Se pudo ver en la celebración del equipo en el box, una hora después de acabar la carrera. Primero llegó Rosberg y hubo jolgorio, brindis y cánticos. Con retraso llegó Lewis y el semblante de cada mecánico cambio a una sonrisa forzada, aunque diplomática para la foto de la prensa y la imagen de televisión. Los operarios han tomado partido y lo han hecho por su compatriota. Canadá no es una buena pista para tener cuentas pendientes.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon