Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nishikori, el primero en llegar, el último en irse

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 28/04/2014 Lluís Carles Pérez

"A quien madruga Dios le ayuda", reza el refrán, adecuado para entender también el título de Kei Nishikori. Fue el primero en llegar tras salir de una lesión y fue el último en irse, ya como campeón. Aterrizó en Barcelona el jueves anterior al inicio del torneo para preparar a conciencia el Godó y se marchará con su primer trofeo sobre tierra batida. Se perdió Montecarlo por la lesión de ingle que le impidió presentarse en las semifinales de Miami y estaba deseoso de brillar en el RCT Barcelona.

"Es un placer jugar este torneo y estoy muy contento de haberlo ganado. Volveré el año que viene", dijo ayer en la entrega de trofeos. "Quiero comer una buena paella, me quedaré dos días más en Barcelona y espero ir a un buen restaurante con mi equipo. Es mi primer título en Europa y siento una gran alegría", dijo después Kei, que no jugó sobre tierra curiosamente hasta sus primeros torneos en el continente en categorías inferiores. Desde los 14 años se formó sobre pistas duras en la academia de Nick Bollettieri en EE.UU., pero siempre ha dicho que le encanta la arcilla y que se le daba bien desde el principio.

"Me siento un poco mal por jugar una final sin españoles, no es bueno para la afición, pero yo también quería ganar el Godó. Me sorprendió que Nadal y Ferrer perdiesen pronto y en mi país estarán sorprendidos de que haya ganado sobre tierra, pero yo jugué bien desde el primer partido", explicó.

Es inevitable ver similitudes entre el juego de Nishikori y Michael Chang, su nuevo entrenador esta temporada junto a Dante Bottini, que ya lleva tres años con el nipón. El estadounidense de origen chino llegó al nº 2 mundial y ganó 34 títulos, a los 17 años Roland Garros'89, el Grand Slam sobre arcilla. Chang se caracterizó por un juego robusto, incansable, imperturbable, defensivamente desesperante y oportuno al ataque. Ese patrón se adecúa al estilo de Nishikori, una comparación que él mismo acepta. Ambos bajitos, peleones, asiáticos, elegidos en sus épocas como los mejores 'rookies' del circuito, en 1988 y 2008, Kei y Michael trabajan juntos para que el alumno se acerque al profesor.

"Chang fue top-10 durante mucho tiempo y era muy bueno técnica y tácticamente. Me está ayudando a mejorar esos aspectos, aún tengo que trabajar muchas cosas. Mi objetivo es ser top-10 y consolidarme, una de las cosas más difíciles, pero espero conseguirlo este año. Ojalá pueda lograr una plaza en el Masters", exclamó Kei, ya en la antesala tras subir hoy al nº 12.

"Este título y Miami me han ayudado para mi confianza, ya que vienen torneos muy importantes. Creo que a partir de ahora podré hacerlo mejor en los torneos Masters 1.000 y de Grand Slam", señaló Nishikori, que acabó ayer en la piscina del club. "El agua estaba un poco fría, pero está bien, es un gran título". Tradicionalmente el baño estaba reservado a los campeones del club, pero la globalización también ha llegado al Godó con Nishikori, su primer vencedor asiático.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon