Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Numancia y Castilla: sopor y un punto que no les vale

AS AS 27/04/2014 Carlos Forjanes

Un monumento al tedio. Eso es lo que fue un Numancia-Castilla que los aficionados de Los Pajaritos y los que lo vieron por televisión seguro que olvidaron cinco minutos después de que Arcediano Monescillo pitase el final.

Instante del duelo. © Wifredo Instante del duelo.

Que el colegiado castellano-manchego decidiese tocar su silbato cuando el cronómetro marcaba el 92’53’’, impidiendo así que el Castilla lanzase un córner postrero y provocando la indignación blanca, fue el único picante de un encuentro soporífero. Y que no le vale a ninguno de los dos: con ese punto el Numancia ve como se le viene encima el pelotón de equipos que evitan la salvación y el Castilla, que tanto creció con José Manuel Díaz, prosigue ahora su descalabro con él, con sólo tres puntos de los últimos 18. No rasca un triunfo desde el 15 de marzo (2-3 en Huelva)...

Lo curioso es que el Castilla parecía dispuesto a animar la tarde soriana. Willian José, una de las mejores armas del filial a balón parado, estuvo cerca de hacer el primero en el 6’, pero su remate en un córner se fue por poco fuera. Fue una falsa alarma. El encuentro pasó a tener encefalograma plano. Natalio tuvo la mejor opción en el 56’ tras un fallo de Lele Cabrera que pudo ser catastrófico. El jugador numantino, quizás incrédulo por verse con el camino despejado hacia la portería, se puso nervioso y disparó al tun-tún (y mal) en vez de asegurar el mano a mano contra Pacheco.

El Castilla hizo amagos de meterle algo de espíritu al asunto. José Rodríguez marcó en el 66’ pero estaba en fuera de juego y Lucas, en el 71’ y con todo el tiempo del mundo para colocar la pelota, la mandó alta. Pero una vez más, y van, volvió a evitar el desplome total gracias a su portero. San Pacheco, podría decirse. Sacó dos manos de puros reflejos en el 87’ que metieron el punto en el equipaje castillista. Si el Castilla de Díaz no está igual o peor que el que dejó Toril, es gracias a él.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon