Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Objetivo: humillar a Piqué

El Economista El Economista 01/04/2016
El central siempre ha utilizado las redes para provocar al Real Madrid. © Reuters El central siempre ha utilizado las redes para provocar al Real Madrid.

El Real Madrid acude al clásico de mañana sábado con ganas de victoria. Muchos son los motivos. El primero, y más obvio, porque se trata de un clásico. Vencer al Barça (más en el Camp Nou) siempre es una buena noticia por Chamartín. Además, el vestuario sabe que un triunfo dispararía el ánimo merengue de cara a lo que queda de temporada. Hay quien incluso ve factible disputarle el título al Barça si los culés tropezaran otro día más. Motivos deportivos que se mezclan con los personales. | En directo: todo la información del clásico.

El 0-4 de la primera vuelta sentó muy mal como mal sientan las constantes declaraciones de Piqué. Este útlimo asunto ha tomado forma de cuestión capital en Valdebebas.

Es más, se podría decir que hay futbolistas que colocan incluso por delante sus ganas de humillar al central blaugrana que el hecho en sí mismo de acercarse a los culés en la tabla clasificatoria. Es, en general, un sentimiento bastante compartido en el seno de la plantilla merengue. Sí, se podría decir que el Real Madrid quiere ganar el clásico para humillar a Piqué.

Lo desvela el diario Marca. El internacional español y sus constantes mofas (faltas de respeto, lo califican en Madrid) hacia la institución merengue y muchos de sus integrantes, compañeros, por ejemplo de selección, son asunto de conversación frecuente en el vestuario.

La lista de ataques, de desconsideraciones es interminable. Comenzó de manera oficial en 2010, cuando, tras el gol de Jeffren, el del 5-0 en el clásico del esas navidades, Piqué alzó al cielo del Camp Nou su 'manita' para recordar que habían conseguido hacerle cinco al eterno enemigo.

Desde entonces ha habido muchas más. El problema, dicen en la capital, es que en los últimos tiempos Piqué ha elevado el listón de su irreverencia con cuestiones que van más allá de lo admisible. Kevin Roldán, sus insultos a Arbeloa (lo llamó "cono-cido"), sus mofas por la eliminación copera, sus referencias en el Periscope... todo cuenta. Todo suma.

Un compendio de actuaciones ante las que ahora los madridistas quieren responder en el campo, con fútbol y, sobre todo, con un resultado: el triunfo en el Camp Nou. Es así como los futbolistas de Zinedine Zidane quieren responder al nuevo enemigo del madridismo.

MÁS EN MSN

-Giménez, el bombazo que prepara Florentino

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de elEconomista.es

image beaconimage beaconimage beacon