Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Oleg Tinkov: “Contador es el número uno, el 2013 quedó atrás”

AS AS 14/05/2014 J. A. Ezquerro

—Se ha unido a la moda de los selfies con una fotografía junto a uno de sus corredores, Nicolas Roche.

—Ajá, con mi chico. Parezco un maestro de las redes sociales.

—¿Le gusta a usted polemizar en su perfil de Twitter? Algunos de sus tuits y las ideas que expresa han generado bastante controversia.

—Escribo cuando me apetece o cuando tengo tiempo. Soy así. Pongo lo que pienso, nada más.

—¿Qué tal lo ha pasado en las dos Irlandas?

—Muy bien. Ha sido una lástima que lloviera tanto, pero pude rodar unas horas casi todos los días, seguir la carrera y disfrutar con mi gente en los hoteles y en la tienda del Tinkoff.

(Oleg Tinkov, criado en Leninsk-Kuznetsky, al este de Rusia, es un hombre de acción. A sus 46 años, el multimillonario empresario se mantiene muy fino y bien entrenado. Por la mañana se sube en uno de los coches de su escuadra, acompaña la jornada, monta en su bici un par de horas y recibe al pelotón en la carpa que coloca unos metros antes de todas las llegadas del Giro de Italia, donde sirve comida y bebida a sus invitados. En ese escenario atendió a AS).

—¿Cuáles son sus aspiraciones para este Giro de Italia? ¿Una etapa? ¿El podio?

—La aspiración es ganar la maglia rosa. Nicolas Roche y Rafal Majka son dos excepcionales corredores.

—¿Por qué decidió invertir en ciclismo y no en otros deportes con mayor repercusión, como el fútbol?

—Porque fui corredor y todavía practico bastante con la bicicleta. Competí hasta la categoría júnior. Era un velocista, como Marcel Kittel, vencía en pruebas y solía estar en los podios. Lo consideraba una experiencia excitante. Mi pasión es el ciclismo y por eso me convertí en el patrocinador de una estructura. Se trata de una disciplina infravalorada, que resulta barata y que tiene muchísima exposición.

—¿Se acuerda de su sueño cuando era pequeño?

—No lo recuerdo. Quizá transformarme en piloto (risas).

Oleg Tinkov se fotografía con Nicolas Roche. © Jesús Rubio Oleg Tinkov se fotografía con Nicolas Roche.

—¿Qué es lo mejor de ser usted?

—La libertad, poder ir con tu bicicleta a dar una vuelta, poseer un equipo y mi trabajo. Amo mi trabajo. Me encanta acudir a la oficina por las mañanas y regresar a casa por la noche. Para mí eso es la felicidad, eso es ser yo. Si no apetece salir por la mañana o volver por la noche, eso significa que algo va mal entonces.

—¿Y estima que el Tinkoff es la mejor formación del pelotón internacional?

—No, todavía no. Aunque somos buenos, no puedo decir que seamos los mejores. Pero espero que sí lo consigamos en la temporada 2015. Lo he prometido.

—¿Cuál es su opinión sobre el líder de su equipo: Alberto Contador?

—Ahora mismo le veo como el número uno y el corredor más fuerte. Se encuentra clasificado el primero en los ránkings de la UCI. Está en el primer peldaño del pelotón. Deseo que siga con este gran momento para conquistar el Tour de Francia.

—¿Por qué criticó tan duramente a Contador en 2013 a través de Twitter?

—Eso quedó atrás. ¿Por qué hablamos del año pasado? Estamos en una nueva temporada, ese asunto ya acabó.

(Oleg Tinkov dejó estas perlas: “Contador es muy rico y no tiene hambre. Debe cambiar muchas cosas en su preparación y ser más profesional. No participa en la Vuelta, pero de lo que no se cansa es de recibir un cheque enorme cada mes”. Cuando compró la licencia de Biarne Riis en este 2014 —por unos seis millones de euros—, aseguró que lo hizo para motivarle).

—¿Cree todavía que su jefe de filas cobra demasiado dinero?

—Ahora corre en mi equipo, yo soy el dueño de la estructura. Me satisface su rendimiento y existe un trato. Hay un contrato, yo lo respeto y él lo respeta. Es un tema profesional. Aparte, en esa época yo no era el sponsor principal.

—¿Ganará este año el Tour de Francia?

—Pienso que sí. Y lo espero, sí. Estoy convencido de ello.

—¿Cuál considera el reto principal para esta campaña?

—El objetivo es crear un buen grupo, establecer la base para construir la mejor estructura del mundo. Realizar un buen programa de entrenamiento, de nutrición, una fundación... No sólo quiero disponer de los mejores ciclistas en el equipo, también deseo elaborar un clima perfecto junto a los técnicos, auxiliares, masajistas, toda la gente que tenemos alrededor. Aunque prefiero que Alberto Contador se imponga en el Tour de Francia y en la Vuelta a España, si hablamos de los planes, este crecimiento es lo que me he marcado para 2014.

—¿Cómo valora la temporada que están haciendo Chris Froo­me y el equipo Sky?

—No se encuentran tan fuertes como acostumbraban en los dos años anteriores. Son humanos, me parece normal en muchos sentidos bajar el ritmo después de dos temporadas a ese nivel, pero seguro que en el Tour de Francia presenciaremos una enorme batalla entre el Tinkoff­-Saxo y el Sky.

—La gente aquí le pide fotos y autógrafos, es bueno en los negocios y feliz en su vida privada, ha llegado como patrón dentro de su deporte favorito... ¿No se siente como una estrella?

—No. Para mí lo importante de verdad es mi familia, mi mujer y mis tres hijos. Sólo soy el dueño del Tinkoff. Aunque a veces las personas se acercan o me piden entrevistas, no me veo a mí mismo así. Alberto Contador sí es una estrella, yo únicamente soy el propietario (se vuelve a reír).

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon