Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Otra vez en el 94

SPORTYOU SPORTYOU 14/09/2016 sportyou
Otra vez en el 94 © Getty Images Otra vez en el 94

El Real Madrid salvó los muebles en el último minuto con un gol de Morata para remontar el tanto inicial de Bruno y ganar al Sporting Portugal (2-1). Antes, Cristiano Ronaldo había empatado.

Volvió la BBC al Santiago Bernabéu después de varios meses para la puesta de largo en el Champions League y Zidane volvió a ser víctima de esta apuesta. Sobre todo cuando los tres de arriba no están en las mejores condiciones o se implican lo justo en la faceta defensiva. En esta ocasión sucedió un poco de todo. Cristiano Ronaldo y Benzema aún no han cogido el nivel óptimo después de sus respectivas lesiones. Y el sistema de la presión en el campo contrario hizo aguas, sobre todo en la primera parte.

Mucha culpa de que el Madrid no carburase la tuvo el Sporting. Se plantó bien en el Bernabéu con la objetivo de decir aquí estoy yo y tienes que ganarme. En el primer asalto ganaron los portugueses a los puntos pero les faltó el gol. Dominaron en varias fases del partido y salieron a la contra por el costado derecho generando situaciones de peligro que no pudieron o supieron concretar.

El Madrid deambuló por el campo hasta el descanso con cierta impotencia. Sin la clásica presión alta tardó mucho en recuperar el balón y cuando lo hacía estaba a muchos metros del área rival. Fue incapaz de montar su mejor arma, el contragolpe, y casi todo el caudal ofensivo lo canalizaba con juego estático. Ahí topó con el muro portugués, rocoso y solidario. Impermeable por dentro y por las bandas y con bastante peligro a la contra.

El partido fue más feo que interesante y ambos equipos se marcharon al descanso con el gesto contrariado. Unos porque vieron que le podían haber metido mano al poderoso y se marchaban de vacío y otros porque no les salía casi nada.

Lejos de arreglares la situación para el Real Madrid fue a peor. El Sporting hilvanó una jugada ante la indolencia de todo el equipo y Bruno hizo el primer tanto. Otras veces, este tipo de goles sirven de acicate. No en esta ocasión. Al revés. Fue un monstruo con pies de barro. Sin presión, sin energía, sin... Tardó Zidane en mover el banquillo. Lo hizo a veinte minutos del final quitando a Bale y Benzema para meter a Lucas Vázquez y Morata.

Despertó el Madrid y en un par de jugadas metió al rival en su área. Nunca se le puede dar por muerto a este equipo y en cinco minutos destrozó todas las crónicas con dos goles. El primero lo hizo Cristiano en una falta generosa y Morata puso al Bernabéu boca abajo en la última jugada del partido.

Las leyendas latinas que nunca ganaron la Champions

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon