Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Otra vez Ramos en el 90

Logotipo de SPORTYOU SPORTYOU 03/12/2016 sportyou
Otra vez Ramos en el 90 © Getty Images Otra vez Ramos en el 90

Sergio Ramos salvó al Real Madrid de su primera derrota al marcar el tanto del empate en el Camp Nou cuando el reloj llegaba a su fin. El Barcelona dejó pasar una gran oportunidad para estrechar la clasificación en la Liga.

Arrancó el partido con una jugada polémica. Mascherano cometió penalti sobre Lucas Vázquez cuando el reloj aún no había devorado el minuto dos. Una imprudencia del central que saltó el colegido por alto. Se vio desde el primer momento que ambos equipos habían tomado muchas precauciones que se plasmaron en rápidos repliegues y muchas ayudas para evitar que el rival aprovechase los espacios libres.

Con este diseño la mayoría del juego discurrió en el centro del campo y las apariciones en las áreas eran como consecuencia de los saques de esquina o faltas. El Real Madrid se asentó mucho mejor sobre el campo y demostró tener las ideas más claras. Esa colocación acertada le permitía llevarse casi todos los balones divididos y montar de modo espontánea el contragolpe. Hacía tiempo que los blancos no tenían un partido tan plácido en el Camp Nou.

La ocasión más clara estuvo en las botas de Cristiano Ronaldo, pero su disparo forzado llegó manso a las manos de Ter Stegen. El luso le amargó la tarde a un Mascherano que cometió un segundo penalti, en esta ocasión sobre CR. Tampoco lo pito el colegiado pero el agarrón fue muy visible. Tampoco Clos Gómez vio una clara mano de Carvajal en el área del Madrid en ese reparto de erorres.

Neymar fue el único que dejó destellos en el lado azulgrana. Llegó en un par de ocasiones al área con peligro pero en ambas perdió el equilibrio por culpa de los tacos. A falta de situaciones favorables y goles, el punto de mira se centró en las acciones de juego punibles, que se convirtieron en un dolor de cabeza para el colegiado.

En la segunda parte cambió el decorado. El partido se rompió y no podía ser de otra manera que en una acción a balón parado. Una falta de Varane sobre Neymar fue aprovechada por Luis Suárez para superar la defensa de Lucas Vázquez y Varane. Con el gol el Barcelona vio la luz porque el Madrid sintió el golpe. Luis Enrique metió a Iniesta y ganó más control sobre el balón y sobre el juego. Gozó el equipo azulgrana de las mejores ocasiones para resolver el choque. Neymar dispuso de una clamorosa pero envió el balón a la grada cuando la grada ya cantaba el gol.

El Real Madrid estaba contra las cuerdas, desorientado, y tuvo que centrar sus fuerzas en defender el vendaval ofensivo liderado por Iniesta. Neymar y Leo Messi pudieron sentenciar el encuentro pero fallaron de manera estrepitosa. Y quien perdona acaba pagándolo caro. El Madrid es un equipo que nunca se da por vencido y en otra acción a balón parado Sergio Ramos, en el 90, hizo el empate.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon