Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Otros mitos del fútbol que no consiguieron títulos con su selección

SPORTYOU SPORTYOU 27/06/2016 sportyou
Otros mitos del fútbol que no consiguieron títulos con su selección © Getty Images Otros mitos del fútbol que no consiguieron títulos con su selección

Con la noticia de que Leo Messi abandona la selección argentina tras perder la final de la Copa América Centenario contra Chile, los cimientos de la albiceleste se han removido. No obstante, no es la primera leyenda del fútbol que deja de representar a su país sin haber ganado ningún título.

Johan Cruyff

Debutó con Holanda en septiembre de 1966 en un choque frente a Hungría. Participó en la Copa del Mundo de 1974, donde quedaron subcampeones, y en la Eurocopa de 1976. Cruyff abandonó la selección de la que fue capitán en 1977 tras 48 partidos y 33 goles, pero ningún título.

Roberto Baggio

El delantero italiano jugó su primer partido con la 'azzurra' en 1988 y alcanzó la cifra de 56 partidos y 27 goles. Participó en tres Copas del Mundo (1990,1994 y 1998), cuyo mayor éxito fue ser subcampeones en la de Estados Unidos. Baggio se retiró de la selección italiana antes de alzar un trofeo.

Zico

El brasileño fue internacional en 71 partidos desde 1976, con un total de 48 tantos. Disputó tres Copas del Mundo y la Copa América de 1979. Sólo llegó con su selección a semifinales en este último torneo, donde perdió contra Perú. Abandonó la 'canarinha' en 1986 sin haber levantado una copa.

Raúl González

El futbolista español debutó con 'la Roja' en 1996 y jugó tres Mundiales (1998, 2002 y 2006), los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 y las Eurocopas de 2000 y 2004. Sus números con la absoluta son de 102 partidos y 44 goles. Dejó de participar en el año 2006, solo dos años antes de que España comenzara su historia.

Alfredo Di Stéfano

Debido a la doble nacionalidad que obtuvo tras asentarse como habitante de España, el argentino jugó en las dos selecciones. Sólo defendió la elástica albiceleste un año y obtuvo su único título en la Copa América de 1947. Una vez trasladado a España y tras dos años de demora en los papeles para obtener la nacionalidad, debutó en 1957 contra Holanda. Después de casi cinco años y 31 partidos, se retiró de la selección como máximo anotador con 23 goles, pero sin ningún título.

Ferenc Puskás

El futbolista húngaro formó parte del 'equipo de oro' que llevó a su selección hasta lo más alto del podio olímpico en 1952, y que permaneció invicto durante 32 partidos consecutivos. En el Mundial de 1954 sufrió una fractura en el tobillo y aún así jugó la final contra Alemania, en la que anotó su cuarto gol en el torneo. Los germanos ganaron 2-3, y si ese gol que le anularon a Puskas hubiera entrado, quizá no estaría incluido en este listado.

Eusebio

El portugués fue la primera gran figura del fútbol de su país, antecesor de Luis Figo o Cristiano Ronaldo. Sólo participó en el Mundial de 1966, donde quedó en tercer lugar. No consiguió ganar el título pero entró en la historia de los mundiales convirtiéndose en el máximo goleador de Inglaterra 1966 con nueve goles.

Zbugniew Boniek

Considerado el mejor futbolista polaco de la historia, o al menos el de más reconocida trayectoria, disputó un total de 80 partidos y anotó 24 goles. Fue la gran revelación del Mundial de 1982 y con la selección de Polonia consiguió quedar en tercer posición, gracias en parte a sus cuatro goles. Su espina siempre fue no haber jugado una Eurocopa.

George Best

El futbolista más talentoso de Irlanda del Norte no llegó a brillar con el conjunto nacional. Debutó con tan solo 17 años y se convirtió en el jugador más joven en ser convocado con su selección, con la que marcó un total de nueves goles en 37 encuentros. En la vecina Inglaterra siempre envidiaron a los norirlandeses por tener a semejante goleador.

David Beckham

El mediático jugador inglés disputó su primer partido internacional con la absoluta en septiembre de 1996. Desde entonces y hasta 2006 sus números con Inglaterra ascienden a 115 partidos y 17 goles. Participó en tres mundiales y dos Eurocopas, pero no pasó de ser un participante más de una selección que no se quitó nunca el cartel de candidata.

Michael Laudrup

Tanto Michael como Brian, su hermano, son el orgullo del fútbol danés. Siempre destacó más Michael por su calidad, aunque el que almacena una Eurocopa con la selección es el pequeño de los Laudrup, ya que el que fuera jugador de Real Madrid y Barcelona no participó en la de 1992 en la que Dinamarca se coronó como campeona. Lo más llamativo es que el equipo danés ganó un torneo en el que ni siquiera sabía que iba a participar ya que entró como sustituto de Yugolasvia, expulsada. Michael Laudrup no quiso participar por sus desavenencias con el entrenador, lo que le costó no ser testigo de uno de los momentos más importantes en la vida de un futbolista.

Paolo Maldini

En junio de 2002 decidió retirarse de la selección italiana, con la que disputó 126 encuentros como el jugador con más encuentros había disputado con la 'azzurra', aunque en 2009 le superó Cannavaro. Fue el jugador que más tiempo se mantuvo como capitán del conjunto nacional, coincidiendo con una larga sequía de títulos para los transalpinos.

Paul Gascoigne

Internacional desde 1988, marcó diez goles en 57 partidos. Sólo participó en un Mundial, el de 1990, donde jugó casi todos los partidos, hasta que les eliminaron en semifinales. Al díscolo 'Gazza' le valió para ser incluido en el once ideal del Mundial. Fue convocado también para la Eurocopa de 1996, donde solo marcó un gol, pero qué gol: dos décadas después aún se considera uno de los mejores tantos de la historia del fútbol mundial. Como seis años antes en Italia, aquí también entró en el equipo ideal del torneo.

Zlatan Ibrahimovic

Ibrahimovic se ha despedido de la selección después de caer eliminados en la primera fase de esta Euro 2016. Siempre ha sido la estrella de una selección a la que consiguió clasificar para los grandes campeonatos prácticamente él solo. Dos Mundiales (2002 y 2006) y cuatro Eurocopas (2004, 2008, 2012 y 2016) han sido las oportunidades que ha tenido el sueco para levantar una copa con la camiseta amarilla, pero ninguna acabó con victoria. Siempre estuvo muy por encima del nivel general de sus compañeros.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon