Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Paolo Simoncelli: “A Marco le gustaba mucho Marc Márquez”

AS AS 03/06/2014 Mela Chércoles

—He tardado en pedirle una entrevista porque no sabía si tendría la fuerza suficiente para poder hablar con usted y porque lo último que querría es molestarle.

—Estoy contento de poder hablar con usted, porque al final era uno de los periodistas que conocía bien a Marco, a veces con desencuentros, pero siempre ha sido muy leal. Es algo que le tenía que decir y es un placer volver a verle.

—Marco era peleón, pero puro.

—Sí, es un poco como era Marco en definitiva, sin maldad.

—Le echamos de menos.

—Sí, nosotros también lo echamos de menos, aunque sé que sobre todo los aficionados, porque sus carreras eran un verdadero espectáculo.

—¿Qué diría Marco de este Márquez que ahora domina MotoGP?

—Seguramente Márquez es el que más se parece a Marco por su forma de correr, por no renunciar nunca, por pelear hasta la última curva. Me recuerda mucho a Marco. Habría sido bonito haberlos visto frente a frente.

—¿Ha hablado de esto con Marc?

—No, pero es muy agradable, siempre se acerca a vernos a la Fundación. Y Marco me dijo de él un día: ‘papá, este chaval va muy fuerte, este niño me gusta’. A Marco le gustaba mucho Márquez.

—Hábleme de la Fundación Marco Simoncelli.

—La Fundación va realmente bien, hemos recaudado más de dos millones de euros. Hemos hecho un hospital en la República Dominicana, en Santo Domingo, y estamos trabajando en Coriano (Italia), en un centro para niños discapacitados, con piscina y las mejores instalaciones posibles. El de Santo Domingo nos costó 200.000 euros y el que queremos hacer en Italia, dos millones, diez veces más. (Se encoge de hombros dando a entender que no entiende nada). Tenemos un museo muy bonito de Marco, que el año pasado recibió 50.000 visitas de gente de todo el mundo.

—Tengo el libro de Paolo Beltramo sobre Marco, dedicado por usted, pero no he tenido el valor de leerlo…

—Es un libro muy bello.

—Y dicen que divertido, pero se me hace muy triste ponerme a leerlo.

—Porque conocía a Marco y le quería bien. Creo que para alguien como usted es difícil.

—¿Sabe una cosa? Esta es la entrevista más difícil que he hecho en mucho tiempo, amigo…

—(Sonríe). Le ayudo yo. He hecho un equipo de carreras. Se llama SIC 58 Squadra Corsa, con cuatro pilotos de 13, 14, 15 y 17 años. Se llaman Mattia Casadei (Moto3), Kevin Sabatucci (Pre GP), Toni Arbolino (Pre GP) y Nicodemo Matturro (Moto3). Son cuatro chicos que van rápido y seguramente les verán pronto correr en España.

—¿De dónde ha sacado fuerzas para volver a los circuitos y las carreras?

—El año pasado conocí a Kevin Sabatucci, que era un niño que Marco conoció meses antes de morir. Había hablado con Marco y le dijo que cuando fuera a correr a Misano le iría a ver, y que le llevaría un tipo de aceitunas típicas de su pueblo. Meses después murió Marco, y un día respondo a una llamada de teléfono en la que un niño me dice que dónde puede llevarle un regalo a Marco. Le dije que viniera a casa, y apareció un chavalito melenudo con un plato de aceitunas, con apenas doce años y medio. Y esto me emocionó mucho. Le pregunté qué hacía y me dijo que corría en moto, pero que no tenía dinero. Y pensé en hacer un pequeño equipo, un equipo de dos chavales para el campeonato italiano, para empezar. Y un domingo me fui a las carreras con mi mujer y mi hija, sin saber qué es lo que iba a pasar, y esto me ha hecho ver que era lo adecuado. Y este año tengo a cuatro pilotos, dos en Moto3 y dos en Pre Moto3. Y hemos ganado las cuatro primeras carreras con el más pequeño.

—Si llegan al Mundial, ¿regresaría al Mundial con ellos como en su día hizo con Marco?

Paolo Simoncelli recogió en el circuito de Mugello la medalla con la que el Mundial nombraba a su hijo Marco ‘Leyenda de MotoGP’. © EFE Paolo Simoncelli recogió en el circuito de Mugello la medalla con la que el Mundial nombraba a su hijo Marco ‘Leyenda de MotoGP’.

—Sí.

—¿El equipo lo financia la Fundación?

—No, son cosas diferentes. Se financia con el apoyo de los patrocinadores que tenía Marco.

—¿Esperaba tanto amor hacia la memoria de su hijo de los aficionados de todo el mundo?

—Es increíble, increíble…

—¿Por qué cree que sigue tan vivo en la memoria de todos?

—Porque él, y usted lo sabe, era natural. Los hay que dicen que era irrespetuoso, pero no era así. Su forma de correr era agresiva, pero no era irrespetuosa. Y decía siempre lo que pensaba. Una señora me dijo una vez que lo suyo era un bonito juego. Creo que su forma de correr, muy similar a la de Marc Márquez, gustaba mucho a la gente.

—Hablo mucho de Marco con Kevin Schwantz. Él tampoco le olvida.

—Me alegra que sean amigos. Kevin era muy amigo de Marco.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon