Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pasaporte a la máxima categoría

MundoDeportivo.com MundoDeportivo.com 15/06/2014 Ainara San Cristóbal

El excelente rendimiento de Borja Viguera en el Alavés le ha deparado un recompensa a la altura de sus méritos. El delantero ya había llegado a debutar en Primera durante su etapa formativa con la Real Sociedad. Pero su firma como león de pleno derecho para las próximas tres temporadas supone el salto definitivo a la máxima categoría.

Un pasaporte a Primera con un fundamento sólido: su título de Pichichi de la Liga Adelante. "Con los años vas aprendiendo que lo importante en un delantero es el gol, y en ese aspecto ahora soy más agresivo", reconocía el protagonista en su presentación como rojiblanco.

El acierto de cara a puerta fue clave para dar el salto con el Alavés de Segunda B a Segunda hace poco más de un año. Se apuntó una quincena de tantos. Y este verano, tras proclamarse máximo realizador de la categoría de plata con 25 dianas, le ha impulsado definitivamente a Primera. Y nada menos que a un equipo que disputará la previa de Champions.

El riojano ha emprendido un camino bastante explotado en la última década. De hecho, solo tres de los diez últimos pichichis de la Liga Adelante no han logrado alcanzar la máxima categoría posteriormente. Dos de ellos, Yordi (Xerez) y Marcos Márquez (Las Palmas), por una cuestión de edad. El primero levantó el citado trofeo en 2008 -20 goles-, con 32 años. Se retiró un año después. Y el segundo se había proclamado máximo artillero en 2007 -21 goles-, a los 29.

Ascensos tardíos

El tercer y último caso es el de Leonardo Ulloa, pichichi de Segunda en 2012 con el Almería gracias a sus 28 tantos. Tenía entonces 25 años. Al término de dicha campaña firmó por el Brighton, conjunto que milita en la First Division -segunda categoría del fútbol británico- y por el momento allí sigue. Por cuestiones de edad, todavía está a tiempo de llegar a Primera en un país europeo.

De los siete que sí dieron el salto, no todos lo consiguieron inmediatamente después de sergalardonado como mejor goleador de la Liga Adelante. Jorge Molina y Maro Bermejo tuvieron que esperar su oportunidad.

El atacante verdiblanco fue el máximo artillero de Segunda en 2010. Firmó la friolera de 26 tantos en las filas del Elche, lo que llevó al Betis -que en ese momento estaba en Segunda- a pagar 1'6 millones de euros por su traspaso. El de Alcoy fue clave en el ascenso del equipo sevillano a Primera en su primera temporada y allí ha militado hasta el reciente descenso.

A Mario Bermejo, que había tenido un fugaz debut en Primera con los leones al comienzo de su carrera y repitió en la máxima categoría con el Recre en la 2002-03, le costó bastante más. En 2005 se proclamó pichichi de Segunda con 27 goles con el Racing de Ferrol, pero se mantuvo en esa misma categoría al firmar con el Albacete. En la 2006-07 contribuye al ascenso del Almería, pero este le cede al Polideportivo Ejido. Y al fin en la 2009-10, tras el ascenso con el Elche, retorna a Primera.

Nino, Charles, Soriano y Uche

Los cuatro restantes, al igual que Viguera, sí dieron el paso en la temporada inmediatamente posterior a destacar como máximo artillero de la categoría de plata. Empezando por Nino, pichichi en 2009. El almeriense había debutado tres años antes en la máxima categoría en las filas del Levante, pero su solitario gol en 19 partidos le llevó de nuevo a Segunda.

En la 2007-08 fue el segundo máximo realizador de la Liga Adelante con 19 dianas. Y un año después se llevó el preciado trofeo, lo que le permitió volver a Primera en las filas del Tenerife en la 2009-10. Después, también ha disfrutado de la máxima categoría en Osasuna.

Ikechukwu Uche, que levantó el trofeo en 2006 gracias a sus veinte tantos, ascendió con el Recre la campaña inmediatamente posterior. Tras siete cursos en Primera, volvió brevemente a la Liga Adelante con el Villarreal en la 2012-13, pero volvió a la máxima categoría el verano pasado.

Un caso peculiar es el de Jonathan Soriano. Sus 32 tantos le coronaron holgadamente como pichichi de la división de plata en 2011, en el filial del Barça. Empezó la 2011-12 en el segundo equipo blaugrana con la esperanza de promocionar, pero tras media campaña y un solo encuentro con los culés en Primera firmó con el Salzburgo en la máxima categoría austriaca, donde se está hinchando a marcar goles.

En la recién cerrada campaña, además de proclamarse máximo goleador de la Europa League con doce goles en once partidos, ha acumulado la friolera de 48 tantos en los 41 encuentros disputados entre todas las competiciones.

Charles, pichichi del año pasado, se alzó con el trofeo en las filas del Almería, merced a sus 27 tantos. Pese al ascenso de los andaluces, en junio se anunció su fichaje por el Celta y en sus filas se estrenó en Primera. El brasileño pasará a la historia de la Liga por haber marcado el primer gol en el nuevo San Mamés, en el encuentro que acabaron remontando los leones con el 2-3 definitivo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Mundo Deportivo.com

image beaconimage beaconimage beacon