Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pau Ribas pone en cuartos a un Valencia que sufrió en Rusia

AS AS 12/03/2014 Víctor López

Sufrió de lo lindo Valencia Basket para estar en cuartos de final de la Eurocopa, donde se enfrentará al Alba Berlín a doble partido y sin ventaja de cancha entre el 18 y el 25 de este mes. La buena renta de 16 puntos que se traían los de Perasovic de La Fonteta a punto estuvo de quedar en nada al final del choque. En los últimos tres minutos. Pero con el marcador en el alhambre, Pau Ribas no falló en el último tiro como que hizo Popovic en el otro lado. Al final, el 97-82 dejaba en 15 la diferencia y a los taronja en la siguiente fase.

Aguantó durante todo el partido en la delgada línea de los 10 puntos (dos arriba, dos abajo). Como era de esperar, el Khimkimandó todo el encuentro. En el juego y en el marcador. Siempre por encima. Pero los de Perasovic supieron moverse en el alhambre durante los dos primeros cuartos sobre todo. Al descanso se llegó por debajo de los diez puntos de diferencia lo que hacía presumir que en el vestuario ruso Kurtinaitis tocaría corneta a la desesperada y que a los taronja les vendría una avalancha encima que tendrían que acordar entre todos como frenar.

Aún así, el tercero cuarto se movió por los mismos derroteros. Nunca llegaban a estar clasificados los rusos que cuando pegaban un arreón ahí estaban los Doellman, Sato o Ribas para volver a tensar la cuerda. Se venía el cuarto y último cuarto. El definitivo.Y el Valencia arrancó con más fuerza que nunca dejando la diferencia a sólo cinco puntos con un parcial de 0-5 que no hizo más que volver el choque totalmente loco. Los rusos necesitaban sacar la ametralladora y anotar desde cualquier lado y así lo fueron haciendo hasta que el electrónico marcaba que restaban 2:30 para el final. Ahí, una canasta de Popovic ponía a Khimki en cuartos de final y sus compañeros llegaban a ampliar la ventaja hasta los 18 puntos.

Todo dependía de una sola canasta (de un lado o de otro) cuando un tiro libre y un triple a la heróica de Lafayette devolvían a los taronja la clasificación (95-80). Quedaban sólo 30 segundos y ataque para los rusos que conseguían un 2+1 gracias a un Green que fallaba desde el tiro libre y dejaba a los valencianos la posibilidad de meter una canasta que les pusiera en la siguiente fase. Se la jugó Pau Ribas y acertó a nueve segundos del final. Al contrario que Popovic, que falló en el otro lado en el último ataque.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon