Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Paul Pierce, mentor antes de convertirse en leyenda

BASKET4US BASKET4US 13/10/2016 Pablo Lopez
Paul Pierce, mentor antes de convertirse en leyenda © BASKET4US Paul Pierce, mentor antes de convertirse en leyenda

La temporada 2016/17 será la última que verá como jugador activo a Paul Pierce, razón por la cual quiere dejar un legado importante no solo en los aficionados, sino en los jugadores jóvenes de Los Angeles Clippers. Por esta razón, ha comenzado un entrenamiento personalizado con Diamond Stone, rookie del equipo que pretende mejorar sus números al lado de este gran referente.

Sin embargo, pese a tener la disposición para hacer lo mismo con otros jugadores, Pierce, de carácter fuerte y directo no dudó al decir que “Sólo me quedaré con quien quiera escucharme. No voy a malgastar mi tiempo con alguien que no quiere escuchar o venir a entrenar antes de la hora. Pero si me encuentro con un rookie que tenga ganas de trabajar. Ten por claro que me voy a pegar a ti".

Tal vez por esto, el propio Stone manifestó que “Trabajar con una persona que tiene 26.000 puntos, que te enseña el juego de pies, fintas, etc. Todo eso ayuda a mi juego”.

Paul Pierce y sus consejos para el futuro

Por cuenta de esto, el mejor consejo que un veterano como Pierce le puede dar es: "Se que ha sido difícil llegar aquí, pero lo que es realmente difícil es quedarse aquí. He visto un montón de chicos ir y venir de aquí. Muchos rookies llegan el primer año, trabajan duro, no juegan casi nada con su equipo y acaban tirando sus rutinas de trabajo por la ventana. Y lo siguiente que sabes de ellos es que están fuera de la liga. Voy a intentar armarle de valor y concienciarle de todo el trabajo que conlleva todo esto. Sus días de esplendor llegarán".

Incluso, hace poco Pierce destacó sobre su retiro que “después de 18 años en la NBA, es difícil creer que voy a estar jugando en cada pabellón por última vez, así que voy a disfrutar cada entrenamiento, de cada viaje en autobús, de cada cena de equipo y de cada vez que atraviese el túnel para salir a la cancha”. El problema, sobre todo para sus contrincantes, es que este jugador sólo disfruta ganando.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de BASKET4US

image beaconimage beaconimage beacon