Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Peleas sonadas entre futbolistas del mismo equipo

Zeleb.TV Zeleb.TV 18/10/2016
Le tensión por un puesto entre Munúa y Aoute acabó con el ojo morado de éste: Cuando ambos competían por la portería del Deportivo Peleas sonadas entre futbolistas del mismo equipo

El mundo del fútbol es un gran cajón de sastre. En un campo de juego se han visto y vivido grandes momentos, pasión, algunos instantes que pasan a la historia o goles que se recuerdan con el paso de los años. Pero no siempre todo es positivo, hay momentos en los que las pulsaciones suben y los insultos, golpes y duras entradas entran en juego. O surgen situaciones como el cabezazo de Zidane a Materazzi en la final de una Copa del Mundo.

Si bien, hay otros encontronazos que llaman más la atención. No es muy agradable ver que dos jugadores se enzarzan en una pelea, pero el drama aumenta cuando los implicados son dos jugadores del mismo equipo. Y ejemplos hay muchos.

Inglaterra ha sido un terreno muy abonado para este tipo de conflictos, aunque no están entre los implicados algunos de los tipos duros que siempre recordaremos, y hay varios intercambios de golpes para recordar. En el Liverpool que dirigía Rafa Benítez se vivió un momento de alta tensión cuando dos de los jugadores con más carácter de la plantilla, Craig Bellamy y John Arne Riise.

Aunque lo de ellos no fue en el campo, sino que les ocurrió en una concentración del equipo en Portugal. Un karaoke y las pocas ganas de cantar de Riise fueron el motivo de la disputa, que acabó con Bellamy persiguiendo al noruego con un palo de golf.

Pero la palma se la llevan Lee Bowyer (famoso por su difícil carácter) y Kieron Dyer que en un partido de la Premier League de 2005 se enzarzaron a guantazos. No les debió de sentar muy bien ir perdiendo con el Newcastle 3-0 contra el Aston Villa. Tuvieron que ser algunos de los jugadores de los villanos quienes les separaran.

En los entrenamientos, suele haber menos cámaras de por medio, ocurre con frecuencia algún choque que lllega a las manos entre compañeros de camiseta. Una entrada de más dureza de la debida, uno que no se lo toma bien; otro que responde y al final los dos camino de la ducha. Algo que les sucedió a Emmanuel Adebayor (sí, el amigable Manolito que jugó en el Madrid) y Kolo Touré cuando ambos vestían el uniforme del Manchester City.

Los españoles no se libran

Los futbolista españoles tampoco se libran de aparecer en este 'selecto' ranking. Y los hay con un currículum ilustre y una hoja de servicios estupenda en el tapete verde; pero todo buen escribano echa un borrón; y alguien tan limpio como Carles Puyol se enzarza con un compañero de equipo. En su caso, fue con Vicente Rodríguez cuando compartían taquillas en la selección española de fútbol. Pasó en un entrenamiento y eso que el extremo del Valencia no le dijo nada de su parecido con un 'segurata'.

También muy sonada fue la pugna, en un entrenamiento del Real Madrid que entonces dirigía Fabio Capello entre Thomas Gravesen (uno de esos que pasó sin pena, ni gloria por los Madrid-Barça) y Robinho. El danés que era de sangre caliente se despidió del Madrid días después de este bochornoso incidente.

Pero en nuestra Liga, el gran escándalo fue el que protagonizaron dos porteros del Deportivo de La Coruña. Y es que Dudú Aoute y Gustavo Munúa llevaron su rivalidad por la portería blanquiazul a un límite que no se debía llegar. El urugayo acabó pengándole un puñetazo al israelí que le dejó un buen moratón.

No sólo en Inglaterra o España cuecen habas, sino que un grande como el Bayern de Munich y dos de sus estrellas pueden perder los papeles. Les sucedió a Arjen Robben y Frank Ribery en la vuelta de semifinales de Copa de Europa entre los bávaros y el Real Madrid. El conjunto muniqués había caído derrotado por 0-4 y las dos estrellas estaba muy molestas. Tanto que cuando llegaron al túnel de vestuarios acabaron pegándose. Las marcas en la cara del holandés eran prueba de lo vivido.

No podían faltar tampoco en un listado de jugadores que se pelearon con compañeros del mismo equipo dos tipos tan polémicos como Zlatan Ibrahimovic y Mario Ballotelli. El sueco se lió a golpes con Oguchi Onyewu en un entremamiento del Milan. El defensa acabó con una costilla rota.

La pelea de Ballotelli fue menos intensa, o al menos las consecuencias. En un entrenamiento del City el delantero italiano y Jerome Boateng acabaron teniendo que ser separados por sus compañeros.

Aunque la madre de todas las peleas fue la vivida entre Jhon Terry y Wayne Bridge. Lo de ambos jugadores ingleses que militaban en el Chelsea era un cuestión personal. Terry mantuvo una aventura con la mujer de Bridge; éste se enteró y la tensión legó al punto de que se montó una gran bronca en el vestuario. El asunto no finalizó con la marcha de Bridge del Chelsea, ni con que le retiraran la capitanía de la selección a Terry. La escenificación pública llegó cuando Bridge le negó el saludo en un partido al capitán blue.

MÁS EN MSN

-Futbolistas que han ido a prisión

-Los escándalos sexuales más sonados de los deportistas

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Zeleb.TV

image beaconimage beaconimage beacon