Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Periodo de reflexión en los Clippers por el racismo

Marca Marca 29/04/2014 EFE
Photo © Proporcionado por marca.com Photo

· Pérdidas millonarias para los 'racistas' Clippers: los patrocinadores se van

Las repercusiones del escándalo de racismo generado con los comentarios del dueño de Los Ángeles Clippers, Donald Sterling, contra los "negros" tuvieron también como protagonistas el entrenador del equipo Doc Rivers y el de los Warriors de Golden State.

Ambos en las respectivas ruedas de prensa que ofrecieron previas al quinto partido de la eliminatoria de la primera ronda de la Conferencia Oeste que van a disputar el martes, en el Staples Center, dijeron que el asunto es "grave" y que se deben tomar las decisiones correctas.

Rivers, que confirmó que rechazó el ofrecimiento de Sterling de conversar sobre el asunto, confirmó que le había dado descanso al equipo para que los jugadores pudiesen reflexionar y estar tranquilos con sus familiares y amigos.

"Es el momento de enfriar la cabeza, pensar de forma reflexiva y ver cual es el siguiente paso a dar", comentó Rivers. "No considere que fuese el momento indicado para escuchar a Sterling, tal vez más adelante lo deba hacer, aunque no tengo dudas que hizo los comentarios y tampoco tengo definido que haré en el futuro si él sigue al frente de la organización".

Rivers reconoció que le habían hecho el ofrecimiento de hablar con Sterling, que en una conversación telefónica con su novia V. Stiviano le dijo que no quería que llevase a los "negros" al campo para ver los partidos de su equipo.

"Creo que dijo todas esas cosas y hasta que no me digan lo contrario pensaré de la misma manera, pero también considero que debe haber un proceso justo, y que cada uno tenga la oportunidad de expresar su realidad", comentó Rivers, que admitió que el escándalo afectó al rendimiento del equipo el pasado domingo cuando perdió el cuarto partido en Oakland por 118-97.

Rivers confía en la NBA para solucionar este asunto: "Esta es una decisión muy importante y espero que sea un mensaje muy fuerte y creo que va a ser", destacó Rivers. "Voy a dejar que la liga haga lo que tiene que hacer y luego los jugadores y yo mismo tendremos una reacción".

Rivers dijo que el no haber entrenado, aunque la mayoría de los jugadores llegaron para hacerlo, no afectaría al quinto partido, ya que es mucho mejor estar tranquilo de mente que el estado físico.

"Lo importante era saber que todos estaban en el lugar correcto y que se fuesen tranquilos a sus respectivas casas con sus familiares y amigos", señaló Rivers. "Estoy seguro que mañana todos, incluidos los aficionados apoyarán al máximo, como siempre lo han hecho al equipo, y los jugadores lo darán todo en el campo".

No piensa igual Stephen Jackson, que fue más "incendiario" en sus comentarios, y dijo que su mensaje si él fuese aficionado sería el de "boicotear" el quinto partido de la serie que está empatado a 2-2.

Cuando se dio cuenta que no había pedido lo mismo para el cuarto partido con los Warriors, Jackson rectificó y dijo que su consejo se hacía extensivo también a los seguidores de su equipo.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon