Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Plaza Mayor

AS AS 05/05/2014 Juanma Trueba

Cuentas diabólicas

Quienes aprobaron malamente las matemáticas son a esta hora los ciudadanos más desconcertados del planeta. Para entender las opciones de los tres aspirantes a la Liga no hay que ser Stephen Hawking, pero conviene tener cierta destreza con los números. Si no entienden nada, no se inquieten. El Tata Martino se encuentra en la misma situación.

Final Champions

Aviso urgente, excursionistas. De Lisboa a Navalmoral de la Mata ya están reservados todos los hoteles, moteles, pensiones y clubes de luces rojas. Eso sí: todavía es posible encontrar habitaciones en Talavera de la Reina (la reina Gwyneth) a precios asequibles. Dormir en una caballeriza sale por 800 euros (sin desayuno) y cobijarse junto a una encina costará 350, incluido el buffet libre de bellotas. Apresúrense.

Primavera en Lisboa

Algo es seguro: Portugal saldrá de la crisis el 25 de mayo, un día después de la final de Champions. Acto seguido ingresará en el G-8, en la OPEP y en el club Disney. No será el único cambio. En Lisboa, la Praça do Comercio pasará a llamarse Praça dos Mártires Chulapos, en honor de los madrileños que se dejaron el dinero allí y encima perdieron. Gente generosa, país hermano.

El dedo y el camino

Eliminado el Chelsea de la Champions (y de todo), los radicales mourinhistas se pasarán a Kim Jong-un y Putin libertadores de diferente signo. Comprobado que Casillas es talismán y después del doblete Sergio Ramos en Múnich, el yihadismo nombrará topos oficiales a Amador Mohedano y Jaime Peñafiel. Las pipas siguen prohibidas hasta nueva orden.

Sobre el racismo

Fue Unamuno quien dijo que el fascismo se cura leyendo y el racismo, viajando. Es un diagnóstico bastante optimista. El racismo es un problema de educación (mitad miedo a lo desconocido, mitad complejo de inferioridad), todavía más grave entre quienes dicen amar el deporte. Pelé, Jordan, Tiger, Bolt... Mencionarlos no sólo invita a la reflexión y a la reverencia; también a pintarse de oscuro.

Pato Donald

Admirar el Renacimiento y despreciar a los artistas italianos es tan estúpido como tener un equipo en la NBA y ser racista. Este es el caso de Donald Sterling, propietario de los Clippers (por poco tiempo), rico, octogenario y acompañante (o abuelo adoptivo) de una joven hispana con mezcla de sangre indígena y afroamericana. Obsérvese la primera tara del racista tipo: la miopía daltónica.

Aquí no pasa

Menos mal que en España no somos racistas. Nos gustan Beyoncé, Halle Berry y Rihanna. Incluso Will Smith. Y el chocolate negro. Por cierto. Cerca de mil personas se manifestaron hace tres días en Vila-real en favor del joven que arrojó un plátano a Alves y en contra de los medios de comunicación, “culpables” de haber tratado al muchacho “sin ningún tipo de respeto”. Ay pena, penita, pena.

Márketing platánico

Visto el éxito del Caso Alves para la promoción del Plátano de Canarias (el único con pintas negras, ojo al dato), la confederación de mariscadores de la Ría de Arosa planea arrojar sobre Cristiano Ronaldo medio kilo de almejas a la marinera y un pan de mollete. La esperanza es que el crack haga una degustación con moja antes de un libre directo. Suerte, marisqueiros.

La frase

Simeone: “Perder era lo mejor que nos podía pasar”

Cholismo ilustrado, versículo quinto.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de AS

image beaconimage beaconimage beacon