Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pons, la familia y uno más

Marca Marca 02/05/2014 marca.com

La saga de los Pons crece en Jerez. El GP Bwin de España será testigo del debut en el Mundial de Edgar, el hijo mediano de Sito, que hasta se podrá medir en pista con Axel, el hermano mayor, en la categoría de Moto2.

El bicampeón del mundo de 250 va a tener una de las pruebas más ajetreadas de su dilatada carrera como piloto y director de equipo. Esto ya fue y es una responsabilidad, pero las emociones que provocan los vástagos son incomparables. "Está bien, pero es una situación delicada. Para un padre es el doble de sufrimiento", confiesa. "Lo único que quiero es que hagan lo que ellos han escogido, que les salga bien y que triunfen en la vida. Son felices haciendo lo que les gusta", admite como motivo definitivo.

El aterrizaje de Edgar fue inesperado. Hace un mes, en la primera cita del CEV -su gran objetivo este año-, se impuso en Moto2 y eso le dio la opción de acudir como invitado al Mundial. No podían desaprovecharlo. Llevará una Kalex de 2013 en su estreno. "Poder correr en Jerez, delante de toda la afición, es una alegría", afirma suspirando.

Se entrenan juntos
Edgar se inició en el motocross, pero pronto vio que la velocidad era lo suyo. Ahora se entrena junto a su hermano, al que considera su referencia. "Como personas admiradas tengo a mi padre y a mi hermano. Sé lo que Axel se está esforzando. Si tengo que decir que tengo un ídolo, mi hermano lo es. Es un honor trabajar con él", comenta. Tanto le valora que ni se plantea una pelea en pista: "Rival no es. Al fin y al cabo es quien me enseña. Seguro que nos ayudaremos mucho mutuamente", desea.

Axel, después de cuatro años en Pons Racing, milita en la escuadra Arguiñano y Ginés Racing (AGR) y cree que Edgar puede llegar muy lejos. "Es un piloto que utiliza muy bien la cabeza. Es cerebral, no se precipita. Si es capaz de seguir como hasta ahora, va a hacer un resultado muy bueno en esta carrera", aventura el primogénito. "Tiene que aprender todo lo que pueda, disfrutar el momento. Su campeonato es el CEV. Debe llevarse allí todo lo que pueda para seguir liderándolo", asegura en tono responsable.

Edgar, el hijo mediano de Sito, debuta a los 16 años © Edgar, el hijo mediano de Sito, debuta a los 16 años Edgar, el hijo mediano de Sito, debuta a los 16 años

Él también es un ejemplo en los estudios. Se licenció en Empresariales y, ahora, Edgar estudia Diseño Industrial compaginándolo con las motos. El mayor ya es todo un profesor. "No fue un trabajo de decirle cuatro cosas y que salgan. Durante todo el invierno hemos estado trabajando muy bien. Se ha notado. Él ya ha ganado; yo aún estoy esperando a que salgan las cosas porque no hemos tenido mucha suerte hasta ahora. Las cosas van a ir mejor y por qué no desde aquí", confía.

Pasos adecuados
Sito, igualmente, le augura mucho futuro a su vástago mediano. "Triunfar en el mundo de la moto es una obsesión para él. Está haciendo los pasos adecuados. Estoy satisfecho por cómo le está yendo", confiesa.

También da ánimos ahora desde cierta distancia a Axel, al que ya no tiene en su box: "Por puro trabajo y méritos propios se merecen estar aquí. Axel ya lleva cinco años en el Mundial. Que no esté en el equipo es una situación difícil, más para mí que para él. No le veo ni lo sigo como cuando estaba conmigo. Espero que eso le haga dar un paso adelante en su madurez. Sabe que ahora sólo depende de él y de nadie más", analiza con la idea de que la independencia le haga emerger en cuanto a resultados.

Y sí, hay otro Pons, el hermano más pequeño, Lucas. Sin embargo, a él no le tiran las motos. Mejor para el corazón de Sito.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de Marca

image beaconimage beaconimage beacon