Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Portentoso Leo Messi en otro derbi de altísima tensión

SPORTYOU SPORTYOU 06/01/2016 sportyou
Portentoso Leo Messi en otro derbi de altísima tensión © Getty Images Portentoso Leo Messi en otro derbi de altísima tensión

El Barça goleó al Espanyol (4-1) en el partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey, gracias a la magia de Iniesta, pero sobre todo a la diferencia que marca Leo Messi, autor de los dos primeros goles de su equipo, que le daban la vuelta al tempranero gol de Caicedo y a la puntería de Piqué y Neymar en la segunda parte. Seguramennte, más que del fútbol, se hablará de la altísima tensión vivida sobre el terreno de juego. Todos los ojos miraban al debutante Arda Turan y su encaje en el engranaje de Luis Enrique, cuando Dani Alves perdió un balón ante Marco Asensio que galopó hasta el área azulgrana, sirvió un gran balón al delantero ecuatoriano, que abría el marcador con categoría. El Espanyol marcaba gol en campo contrario, el mejor escenario posible. La sorpresa, sin embargo, duró poco, porque Messi que había fallado un mano a mano poco antes no perdona dos veces. Aprovechó un fuera de juego mal tirado que Iniesta leyó con maestría y la definición del argentino no le fue a la zaga.

El Espanyol incomodaba con la presión alta ordenada por Galca y el Barça no se encontraba a gusto en los primeros compases. Ante el toque largo del Barça, intensidad máxima y velocidad en la salida. Neymar empezaba a inquietar con sus arrancadas y, en una de ellas, Javi López le golpeó dentro del área, pero Martínez Munuera no señaló el clarísimo penalti.

Entre la magia de Iniesta, las arrancadas de Neymar y los rifirrafes que se multiplicaban en todas las zonas del campo en un derbi que ya venía caliente de la Liga, volvió a emerger la figura de Messi, que se inventó otro golazo en otro libre directo, que pegó en el larguero antes de entrar. Un golazo soberano, de los mejores de la temporada. Las escaramuzas no acababan, pero el Barça se iba al descanso por delante en el marcador.

Nada más empezar la segunda parte, Arda dejó en forma de caño su primer destello como azulgrana, pero poco después otra magnífica conexión entre Iniesta y Messi acabó con un pase espectacular del astro para que Piqué solo tuviese que empujar a puerta vacía. El Barça ya disfrutaba y el público acompañaba con olés el rondo eterno, mientras el Espanyol ya perseguía fantasmas.

Pau López protagonizó la acción más lamentable del partido, cuando pisó a Leo Messi estando en el suelo, que debió ser castigada con penalti y expulsión si el árbitro la hubiese visto. Ninguno de los dos equipos se lo puso fácil a Martínez Munuera. En el carrusel de tarjetas, Hernán Pérez vio la segunda amarilla y se fue a la calle en el minuto 72. Dos minutos después, expulsó a Pape Diop por dirigirse a Luis Suárez, que le había hecho callar anteriormente.

Acto seguido, a Neymar no se le ocurrió otra cosa que tirar un sombrero, lo que terminó de encender a los jugadores del Espanyol. El partido se convirtió ya en un sinfín de movidas, jugadores encarados y muestras de lo que nunca debería ser un derbi. Neymar rubricó la goleada, rematando otra magnífica jugada. La eliminatoria parece sentenciada, pero se presume una vuelta de lo más caliente en el feudo espanyolista.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon