Al utilizar este servicio y el contenido relacionado, aceptas el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad.
Estás usando una versión más antigua del explorador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Portugal devuelve la sonrisa a Cristiano

SPORTYOU SPORTYOU 08/10/2016 Alonso Gallego
Portugal devuelve la sonrisa a Cristiano © Getty Images Portugal devuelve la sonrisa a Cristiano

Cristiano Ronaldo volvió a sonreír en su regreso a la selección tras su amarga final de Eurocopa. Después de su cuestionado inicio de temporada en el Real Madrid -ha sido su peor arranque de campaña como madridista en términos goleadores- se desquitó en la primera oportunidad que tuvo. Lo hizo con el brazalete de capitán y como indiscutible figura del equipo.

Al '7' nunca le pesan los focos puestos sobre él, pero en esta ocasión ni siquiera dejó lugar a que aparecieran las dudas. Su doblete a los 3 minutos de partido le permitió respirar aliviado. Estaba en casa, ante un público que le idolatra y además le entraba todo. Cristiano no es de los que esconden sus sensaciones, como recientemente han comprobado Zinedine Zidane y el público del Santiago Bernabéu. Esta vez, los aficionados portugueses le vieron esbozar una sonrisa, aunque no era un gesto pleno sino el de un goleador insaciable que siempre tiene pendiente su siguiente diana.

La libertad de Cristiano en Portugal es total, pero su labor fundamental pasa por el área

Como ya ocurrió en la Eurocopa, Cristiano centró su posición en el terreno de juego. Lejos de la banda izquierda donde suele actuar en el Real Madrid, tuvo mayor protagonismo en la franja central del campo. Eso sí, su libertad en el equipo de Fernando Santos es total. Se descuelga hasta tres cuartos y cae a ambas bandas, pero su labor fundamental aquí pasa por el área. Su segundo gol, apareciendo a la espalda de los centrales al centro de Ricardo Quaresma desde la banda izquierda fue una buena muestra de ello, pero ni mucho menos la única.

Portugal abrió el campo con sus laterales y extremos, que constantemente buscaban centros. El destinatario en la mayor parte de ellos fue un Cristiano que lució una soberbia facilidad para el gol: los cuatro llegaron al primer toque. Con la izquierda, con la cabeza, con la derecha y de nuevo con la zurda. Una demostración de poderío. Cierto es que la defensa de Andorra -una de las peores selecciones en el ranking FIFA- dejó huecos que es difícil encontrar ante equipos de primer nivel, pero la capacidad rematadora de Cristiano está fuera de dudas.

'CR7' se se siente líder absoluto de la selección portuguesa y, además, sus compañeros se lo hacen saber sobre el campo. Le buscan y hacen todo lo posible por que le llegue el balón, aunque a veces no sea la mejor opción. Él responde, a los que le ayudan y a los que le critican. "Siento que soy útil" dijo tras el partido. Ronaldo ahogó sus penas con una borrachera de goles, aunque él nunca tiene suficiente.

Gestión anuncios
Gestión anuncios

Más de SPORTYOU

image beaconimage beaconimage beacon